Remedios tiene 43 años, vive en la Sierra Norte de Puebla, es nahuablante y defensora del territorio contra la instalación de empresas mineras que saquean su pueblo. Recientemente fue abusada sexualmente en represalia a su lucha, querían callar su voz.

De la agresión referida quedó embarazada, pero decidió no denunciar ante las autoridades. Poco confía en los que no hablan su lengua, menos en las autoridades, son los que permiten la llegada de los depredadores a su tierra ¿por qué habrían de hacerle justicia del hombre que atentó contra su cuerpo y su dignidad?

Remedios decidió abortar con el acompañamiento de la Colectiva Coatlicue Siempreviva. Hace unos días llegó a la ciudad de Puebla y tras atender sus enfermedades, producto de la ausencia de servicios de salud en las comunidades indígenas, ejerció su derecho a decidir sobre su cuerpo.

Para comunicarse con Remedios las colectivas se valieron de sus conocimientos de náhuatl y de dibujos en los que ella relató que tiene 5 hijos, -tres de ellos muertos- y que su esposo está a punto de migrar a Estados Unidos ante la precariedad en la que viven en esta región rica en metales que empresas extranjeras quieren robarse.

Remedios dio autorización a la colectiva Coatlicue Siempreviva de contar su historia para que la sociedad y los legisladores de Puebla comprendan los motivos que llevan a las mujeres a abortar y así dejen de castigarlas como si fueran delincuentes.

Vanesa López Silva tiene 27 años, es originaria de la comunidad de Santa María Ixtiyucan, municipio de Nopalucan. Es psicóloga, artesana, activista feminista y vocera de Coatlicue Siempreviva.

Cuando tenía 19 años fue criminalizada por médicos y enfermeras del IMSS San Alejandro. Tras recibir atención médica por un aborto espontáneo fue retenida junto con su hermano quien la llevó a urgencias para evitar que se desangrara.

Hoy ella es acompañante de aborto y una de las principales impulsoras de la marcha del #28S “Día de Acción Global por un Aborto Legal, Seguro y Gratuito” quien junto con otras colectivas se sumarán y acuerparán en marea verde que inunde las calles de Puebla para exigir ¡Aborto Legal Ya!

Algunas diputadas y diputados de Puebla, de esta y de la pasada legislatura, han presentado iniciativas, para despenalizar el aborto que se castiga hasta con cinco años de cárcel, sin embargo, los legisladores conservadores temen ser rechazados cuando busquen un nuevo cargo de elección popular si votan a favor de que las mujeres aborten sin consecuencias legales.

De acuerdo con datos del Poder Judicial a principios del 2020 había 11 mujeres en prisión por homicidio en razón de parentesco. Al inicio de su administración el gobernador Miguel Barbosa prometió procesos de amnistía para estas mujeres, pero recientemente aseguró que en Puebla no hay presas por abortar.

Para Vanesa López Silva, -quien inició en el activismo en el 2018 con la defensa de la zona arqueológica de Cholula en dónde ella vendía sus artesanías-, los congresistas y el gobernador actual deciden, desde el patriarcado, que las mujeres no pueden ser potenciales tomadores de decisiones, así que impiden la legalización del aborto para evitar su emancipación.

Además, en un estado conservador, como Puebla, con una historia de poder tan entrelazada al clero, los gobernantes y los legisladores prefieren sentarse con un arzobispo, que escuchar a las miles de mujeres que piden la despenalización del aborto.

“En este momento no buscamos la legalización del aborto. Vamos por el mínimo que es la despenalización para poder quitar el estigma sobre una práctica corporal que muchos no quieren aceptar ni ver pero que existe”, dijo la activista.

Llevando misoprostol a comunidades rurales

“El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”, así le decía su abuelita a Vanesa cuando era niña. Ella repite esta frase para referirse a la importancia que tiene que se capaciten las colectivas o cualquier mujer que de manera independiente ofrezca ser acompañante de aborto.

La vocera de Coatlicue Siempreviva aseguró que el misoprostol (medicamento completamente seguro, indicado y autorizado por la OMS para interrumpir el embarazo) puede generar un shock a las mujeres que lo toman en exceso o combinado con otros medicamentos.

“Ser acompañante de aborto es no dejarlas solas en todo el proceso. Cada cuerpo reacciona de manera distinta, por eso hacemos un registro personalizado para poder guiar a las compañeras a aminorar los malestares, además de que quienes no tienen recursos les ofrecemos el medicamento que tiene un costo, en farmacias, de 350 pesos hasta mil pesos”, dijo.

De acuerdo con Vanesa el misiprostol tiene mayor efecto si se introduce vía vaginal ya que la acción es focalizada. Este medicamento genera contracciones en el útero y provoca la dilatación del cuello uterino, permitiendo la evacuación del producto del embarazo en los días siguientes.

Además, si es administrado por la vagina se utilizan de cuatro a seis pastillas, mientras que si es vía oral deben tomarse alrededor de 12 píldoras, así que con la administración vaginal el medicamento puede llegar a una mayor cantidad de mujeres.

También comentó que las colectivas han detectado la venta en redes sociales de misoprostol o de otro tipo de medicamentos que no son para abortar, como la misoprostona, con sobrecosto y quienes aseguran que solo con una toma del medicamento se logra abortar, lo que consideró un acto irresponsable.

Advirtió sobre el riesgo que existe en tomar varias dosis de la conocida pastilla “ del día siguiente” para abortar, otro motivos por el que las mujeres llegan a ser hospitalizadas.

Coatlicue Siempreviva realiza mínimo de 15 y máximo 50 acompañamientos de aborto al mes, principalmente de mujeres que habitan en Izúcar de Matamoros, Cuetzalan, Chignahuapan, Huehuetla, Nopalucan. Muchos de estos casos son de nahuahablantes.


Inducción del aborto con métodos caseros arriesga la vida


Vanesa reconoció que, aunque son los menos, aun existen casos de mujeres que piensan que si tienen un accidente lograrán abortar por lo que han encontrado mujeres que caen apropósito de bicicletas y solo se lastiman y no logran abortar.

Otro caso que recordó es el de una mujer que se introdujo una especie de palo con astillas y el de otras que consumen tes sin tener conocimiento de los efectos de ciertas plantas.

Reconoció que la medicina herbolaría si puede lograr abortos, pero que ella solo conoce una colectiva en Quintana Roo que realiza este proceso, que es más tardado que con Misoprostol, mismo que se debe consumir antes de las 12 semanas de embarazo.

Las hierbas dijo que solo las recomiendan para aminorar los síntomas del misoprostol como son escalofríos y diarreas.

Antes de concluir la entrevista Vanesa recalcó que en las comunidades existen desinformación sobre el uso de los anticonceptivos, recordando una anécdota que sucedió en Santa María Ixtiyucan tras una jornada de salud.

“Llegaron y repartieron condones y les dijeron que era para no embarazarse, así que las mujeres fueron y los hirvieron y se tomaron esa agua como si fuera un té, lo que es parte de sus usos y costumbres. Por supuesto que se embarazaron”.

En cuanto a los lubricantes vaginales que regaló el Sector Salud, dijo que fueron utilizados como geles para masajes de vientre de embarazadas o de cualquier tipo de dolencia.