El cadáver de un hombre que fue hallado en un terreno baldío de Tocatlán, hecho que causo alarma entre la población; sin embargo, más tarde las autoridades confirmaron que el hombre pereció a consecuencia de una congestión alcohólica.

Las autoridades fueron alertadas a través del Servicio de Emergencias 911, donde reportaron una muerte violenta, situación que provocó una intensa movilización de los cuerpos de seguridad.

El hombre fue encontrado sobre un terreno baldío ubicado en calle Abasolo, del barrio de Guadalupe a poco más de 100 metros de su domicilio.

Al lugar arribaron elementos de la Policía Municipal, quienes tuvieron conocimiento que el hombre a quien un médico privado le certificó su fallecimiento, padecía de diabetes sin tratamiento desde hace 10 años aproximadamente, además de problemas de hipertensión desde hace cinco años, y un problema de alcoholismo desde hace 20 años, mismo que formaba parte del llamado "escuadrón de la muerte", de manera que la causa del deceso fue a consecuencia de una cirrosis hepática.

El hombre fue identificado por su familia como Antonio N., De 52 años de edad y pidieron a las autoridades ministeriales la dispensa de la necropsia, la cual fue concedida, tras acreditar que el cuerpo no presentaba huellas de violencia o indicios de un hecho delictivo.