A pesar de que a inicios de año 2020 los integrantes de la LXIII Legislatura determinaron improcedente la solicitud de revocación de mandato del presidente municipal de Contla, Miguel Muñoz Reyes y la síndica Bianca Nallhely Xochitiotzin Peña, diez meses después los ciudadanos Fabián Moreno Castillo y José Tomás Morales Jiménez insisten en que los diputados inicien un procedimiento en contra de ambas autoridades.

La nueva solicitud fue presentada en la Secretaría Parlamentaria del Congreso del Estado el día 19 de noviembre de 2020, y turnada por la Mesa Directiva a comisiones para su análisis y dictamen correspondiente.

Sin embargo, los argumentos que los habitantes de Contla de Juan Cuamatzi presentan para el inicio del proceso de revocación de las autoridades municipales siguen siendo los mismos por “haber cometido acciones y omisiones en contra de los intereses de la comunidad”.

Aseguran que las faltas que han cometido tanto la síndica como el alcalde derivan en malversación económica que quedó demostrada en la cuenta pública del Ejercicio Fiscal 2018, que fue reprobada por el pleno del Congreso del Estado al registrar probable daño patrimonial.

De acuerdo con el dictamen que presentó en su momento la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso local, la administración municipal de Contla que encabeza Miguel Muñoz incumplió con la correcta aplicación de 8 millones 531 mil 51.82 pesos, lo que representa el 8.4 por ciento del presupuesto total que ejerció en 2018, que fue de 101 millones 481 mil 937.52 pesos.

Entre las animalias localizadas en la cuenta pública, estaban gastos pagados sin documentación comprobatoria por 149 mil 40.46 pesos, pago de gastos improcedentes por 2 millones por 96 mil 906.31 pesos y utilización de recursos en fines distintos a los autorizados por 470 mil 046.08 pesos, entre otros.

Por esas y otras razones, los ciudadanos de Contla insisten en que el Congreso del Estado inicie el procedimiento de revocación de mandato en contra de las autoridades municipales, no obstante al momento de presentar las pruebas, asistir a audiencia y ratificar la petición, los solicitantes no se presentan para defender su petición motivo por el cual la última vez fue desechada por los diputados locales ya que los argumentos que presentan no se ajustan a los criterios previstos en la Ley Municipal del Estado de Tlaxcala.