El presidente Andrés Manuel López Obrador lamentó el asesinato del candidato de Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Cajeme, en Sonora, Abel Murrieta Gutiérrez, y aseguró que el crimen no quedará impune.

En la conferencia mañanera, anunció que el gobierno federal tomó la decisión de apoyar a las autoridades locales para esclarecer el homicidio y castigar a los responsables.

“Este es un tiempo difícil por las campañas y los intereses que se generan en las regiones”, expresó el mandatario, sin mencionar la acusación de los dirigentes de MC, quienes lo responsabilizaron de este crimen.

Además, informó que durante el proceso electoral han sido asesinados 13 candidatos a cargos de elección popular y se han atendido 144 casos considerados como “relevantes” y 158 asuntos “preventivos”.