¿A qué se debió la caída del helicóptero en el que viajaban la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso; su esposo, el senador y exgobernador Rafael Moreno Valle, y tres personas más?

Para la mayoría de los mexicanos, la respuesta es que el desplome de la aeronave —ocurrido el pasado 24 de diciembre— fue un hecho provocado.

Así lo muestra una encuesta publicada este viernes por la empresa Parametría, la cual detalla los siguientes porcentajes: 53% de las personas cree que la caída fue intencionalmente provocada. 28% considera que fue un accidente. 18% no sabe a qué se debió. Un 1% no da respuesta.

Las mismas cifras indican que el número de ciudadanos que creen que fue un hecho provocado es incluso mayor al registrado en percances similares.

En febrero de 2009, tres meses después de que se estrelló el jet en el que viajaba el entonces secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, 46% de los encuestados creyó que fue un acto intencional.

En noviembre de 2011, tras la caída del helicóptero en el que iba el también secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, 40% estimó que hubo una acción intencional.

Pero… ¿provocado por quién?

La encuesta de Parametría —elaborada con 800 entrevistas cara a cara realizadas del 24 al 29 de enero— también incluye información sobre a quién o a quiénes se atribuye la caída: El 53% dice que fue un desplome provocado.

El 20% considera que fue por el propio matrimonio Alonso-Moreno Valle o que los políticos panistas no están muertos.

El 19% señala a intereses o adversarios políticos.

El 15% cree que fue el gobierno.

El 9% apunta a delincuentes o enemigos.

El 6% al PAN. El 1% a otros.

El 27% no sabe y 3% no contesta.

¿A qué se deben estos números?

En su medición, la casa encuestadora explica que estas cifras ayudan “a identificar qué tanto pueden permear las teorías conspiracionistas o bien qué tanto se cree que fueron hechos que no se podían prever”.

Detalla que el alto porcentaje de gente que ve un hecho provocado puede atribuirse a que ha habido un “vacío de información”, pues hasta ahora el gobierno federal no ha dado conclusiones sobre qué causó la caída.

Esto ha derivado en reclamos por parte del PAN y de la familia de la gobernadora fallecida.

“Ante la falta de una explicación que dé certeza al público, el ciudadano crea sus propias hipótesis. En general, es difícil para la ciudadanía enfrentar eventos públicos de tal magnitud sin información cierta. Los vacíos de información, sugieren algunos teóricos de la comunicación, no duran mucho tiempo. Suelen llenarse con la información más inmediata, esté validada o no”, dice Parametría.

A raíz de la caída del helicóptero, Puebla quedó sin gobernadora constitucional.

Ahora, habrá comicios extraordinarios el 2 de junio, en los que el PAN y Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, volverán a disputarse el control de la entidad.