El presidente ruso Vladimir Putin anunció este miércoles la movilización parcial de reservistas hacia Ucrania, una medida que ha provocado protestas antibélicas en toda Rusia, varias de ellas en Moscú, además del éxodo de ciudadanos rusos, profundizando aún más la escasez de vuelos.

La primera movilización rusa desde la Segunda Guerra Mundial es una medida arriesgada y profundamente impopular tras los sonoros y humillantes reveses de sus fuerzas al acercarse el séptimo mes de la invasión de Ucrania.

El Kremlin, que ha tenido problemas para reponer efectivos en Ucrania, ha pedido voluntarios. Incluso ha habido informes de reclutamiento en las cárceles.

En un discurso por televisión este miércoles en la mañana, el presidente de Rusia advirtió también a Occidente de que no bromea cuando dice que su país empleará todos los medios a su disposición para "proteger su territorio", en lo que pareció una referencia velada a su capacidad nuclear. Putin ya había advertido antes a sus rivales que no pongan a Moscú contra la pared y criticó a las naciones de la OTAN por suministrar armas a Ucrania.

El número total de reservistas convocados sería de 300 mil, según funcionarios; sin embargo, el decreto de Putin, efectivo de inmediato, da pocos detalles, generando sospechas de que la conscripción podría ampliarse en cualquier momento.

Por dicha razón, los vuelos que salen de Rusia se agotaron rápidamente tras el anuncio de Putin.

Así, el éxodo ruso, que ha tenido varias oleadas desde el inicio de la invasión, volvió a intensificarse. Los vuelos directos a ciudades de los países exsoviéticos cercanos, como Armenia, Georgia, Azerbaiyán y Kazajistán, estaban agotados para el miércoles, según el sitio web Aviasales, muy popular en Rusia.

Turkish Airlines, por su parte, indicó en su página web que los vuelos a Estambul, que se ha convertido en un importante centro de viajes hacia y desde Rusia, estaban totalmente reservados hasta el sábado.

El periódico económico ruso RBC añade otros dos destinos agotados para este miércoles y este jueves: Taskent (Uzbekistán) y Bakú (Azerbaiyán). Algunos de estos destino no exigen visado a los ciudadanos rusos. Según los buscadores de las aerolíneas Turkish Airlines, Azerbaijan Airlines y Armenia Aircompany no hubo ya vuelos hasta dentro de unos días o solo en clase Business.