El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, comunicó que su país aceptó ser sede de las negociaciones entre el Gobierno y la oposición de Venezuela.

"Me acaba de informar el secretario de Relaciones [Exteriores, Marcelo Ebrard] que a propuesta de Noruega, se propone que México sea sede para llevar a cabo estas negociaciones; nosotros aceptamos, porque lo que buscamos es que haya dialogo y acuerdos entre las partes", dijo el presidente en conferencia de prensa.

El presidente se excusó de dar fechas para esas negociaciones. Fuentes con conocimiento del tema comunicaron a la agencia Reuters que las charlas se llevarían a cabo el 13 de agosto.

El 4 de agosto el diputado venezolano Javier Bertucci confirmó a Sputnik que la delegación de Noruega propuso al Gobierno y a la oposición venezolana que la mesa de diálogo se instale el 13 de agosto en México.

"Sí van a llevarse a cabo esas platicas [entre el Gobierno de Venezuela y la oposición] y nosotros pues ayudamos para que nuestro país sea la sede de estas conversaciones", añadió López Obrador sin dar detalles sobre posibles fechas de inicio.