Inglaterra levanta este lunes casi todas las restricciones relacionadas con la pandemia de coronavirus en una jornada llamada "Freedom Day" y pese al aumento de infecciones, que preocupa a muchos científicos y políticos.

El COVID19 dejó más de 128 mil 700 muertos en el Reino Unido, donde los contagios se han disparado durante semanas. El país es el más afectado de Europa por número de casos y superó los 50 mil nuevos contagios diarios durante dos días seguidos.

El día que el país deja atrás la mascarilla obligatoria y el distanciamiento social, el primer ministro Boris Johnson y su ministro de Economía Rishi Sunak, casos contacto, están cumpliendo un período de aislamiento.

Keir Starmer, líder del opositor partido laborista, denunció una situación "caótica".

A pesar de la creciente ola de contagios, Johnson confirmó el levantamiento de casi todas las restricciones restantes en Inglaterra este lunes, el llamado "Freedom Day" ("Día de la Libertad"), prefiriendo confiar en la "responsabilidad individual" para luchar contra el virus.

Johnson cuenta con el éxito de la campaña de vacunación que empezó en diciembre --con más de dos tercios de los adultos totalmente vacunados-- y que ha "debilitado en gran medida" el vínculo entre la enfermedad, los ingresos hospitalarios y las muertes.

También cree que el período estival es el "momento adecuado" para relajar las normas, pues las autoridades temen que otros virus, como la gripe, puedan empeorar la situación en otoño.

F. DW