Ethiopian Airlines dijo el sábado que las pruebas de ADN de los 157 pasajeros a bordo del vuelo 302 pueden demorar hasta seis meses mientras ofreció a las afligidas familias de las víctimas tierra del lugar donde se estrelló el avión para utilizar en los entierros.

Un equipo de investigadores en París comenzó a examinar las grabaciones de la caja negra recuperadas del lugar donde el avión Boeing 737 MAX 8 se estrelló el domingo después de despegar de Addis Abeba con pasajeros de más de 30 países a bordo.

Mientras las familias esperan los resultados de la investigación sobre las causas del accidente, Ethiopian Airlines planea celebrar un servicio funerario el domingo en Addis Abeba, en Kidist Selassie, o la Catedral de la Santísima Trinidad, donde están enterrados muchos de los antiguos gobernantes del país.

“La compañía nos dijo que nos darían un kilo (de tierra) a cada uno para su entierro en la Iglesia Selassie para un funeral que organizarán”, dijo un familiar de una de las víctimas que pidió no ser identificado.

Documentos entregados a las familias en el Hotel Skylight el sábado decían que los certificados de defunción se emitirían dentro de dos semanas, y que se haría un pago inicial para cubrir los gastos inmediatos.