Las lluvias le dieron un respiro a la tierra en Puebla y Tlaxcala que, hace dos meses, se marcaron, según el Monitoreo de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), como zonas anormalmente secas o con sequía moderada, con su peor nivel en abril con el registro de zonas con sequía severa en al menos 60 por ciento de los municipios de Tlaxcala y 70.5 por ciento en los de Puebla.  

Hasta el 19 de julio, el Monitoreo de Sequía en México marca que los estados de Puebla y Tlaxcala son zonas sin sequía, por lo que en los últimos días el 100 por ciento de la superficie de la región está sin afectación gracias a las lluvias.  

En el desglose por municipios ninguno se ubicó en los niveles reportados el 22 de abril, fecha con el mayor número de zonas con sequía anormal y moderada. Ahora la Conagua ha pronosticado más precipitaciones en la región que darán de beber a la zona.