La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) no ha obtenido la vinculación a proceso para ninguno de los 505 funcionarios investigados por el delito de corrupción durante los últimos tres años, dos años que corresponden al último periodo del priísta Marco Antonio Mena Rodríguez y uno de la actual administración encabezada por la morenista Lorena Cuéllar Cisneros.

De acuerdo con el oficio número 4866/2022, la PGJE informó que de enero de 2020 a octubre se 2022 ha recibido e iniciado 505 carpetas de investigación por delitos relacionados con la corrupción, la mayoría por abuso de autoridad, delito considerado el más común por tratarse de acciones u omisiones dolosas para interferir en una función fuera o contra la ley en perjuicio de una persona que se encuentra en menor grado jerárquico.

Sin embargo, la PGJE no ha conseguido que se vincule a proceso a ninguno de los señalados y sólo explica que no se ha ejercicio la acción penal en 38 casos, se mandó a archivo dos carpetas y decidió abstenerse de investigar cinco casos; lo anterior indica que se han alargado 99 por ciento de los asuntos sin resolver.

En mayo de 2015, en Tlaxcala se creó el Sistema Estatal Anticorrupción, que establece la vinculación entre la fiscalía especializada y la PGJE para combatir este delito.