Familiares y pobladores del presidente de comunidad de San Pedro Tlalcuapan, Chiautempan, acudieron hasta el Hospital General de Huamantla, entre ellos el menor Emanuel de alrededor de ocho años grupo que se encontraba en la última zona de vallas metálicas, pero por su complexión delgado, paso los barrotes de las divisiones hasta llegar el presídium donde se encontraba el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para entregarle una carta.

Lo anterior, para solicitar su intervención para que liberen a su padre Saúl N. y otro ciudadano Raymundo N. recientemente detenidos porque son señalados de participar en un linchamiento de esa región.

En el escrito se realiza una narrativa de los hechos ocurridos en Tlalcuapan y en el que se asegura que no participaron en el linchamiento de un supuesto delincuente el 15 de abril pasado, acontecimiento registrado en la celebración del viernes santo en Semana Santa.

El mandatario federal López Obrador recibió el papel, escuchó las palabras de Emanuel, le dio un beso en la frente; situación que orilló a la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros, hacer una pausa a su discurso por algunos segundos; posteriormente el menor se alejó del presídium hasta regresar con su mamá.

LEER ADEMÁS Por alza en problemas cardiacos tras COVID19, abrirán Unidad Especializada en Tlaxcala

A su regreso el menor fue abordado por medios de comunicación nacionales y locales, y el menor contuvo sus lágrimas, únicamente expresó su deseo por que su padre sea liberado.


Tras su arribo a la explanada del Hospital General del IMSS-Bienestar de Huamantla, del mandatario federal, Andrés Manuel López Obrador quien iba acompañado de la gobernadora, Lorena Cuéllar Cisneros y del director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto, familiares y amigos clamaron a gritos “¡Justicia, justicia!, ¡presidente, presidente!, y obrador el pueblo está contigo” además portaban cartas con la leyenda “Tlalcuapan necesitamos justicia”.

Al momento de que el presidente abandonaba la zona del Hospital General amigos y pobladores portaban unas mantas con los rostros de a quienes llaman “tiaxcas”, en breves segundos intercambiaron palabras con el mandatario federal, quien iba a bordo de su camioneta, escoltado por su personal.

Al mismo tiempo, familiares y habitantes de Tlalcuapan solicitaron al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador la salida de Guadalupe Ballesteros, subsecretario técnico de la Secretaria de Seguridad Ciudadana (SSC), pues lo acusaron de actuar con acciones represivas en contra de pobladores que participaron en una manifestación que llevaron a cabo en las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), para exigir su liberación.

En entrevista colectiva familiares y ciudadanos de la referida comunidad insistieron en que Saúl N. y Raymundo N son inocentes ya que el pasado 15 de abril no se encontraban en el lugar, por lo que confiaron en la intervención del mandatario federal para que los pongan en libertad.

“Son inocentes, ya presentamos la prueba, están acusados, supuestamente por alguien que los acusa”; no obstante, observaron que son presos políticos y “no tuvieron nada que ver, fue una pequeña parte de la población”, externaron.

ma