El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta afirmó que los 12 policías que fueron suspendidos por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Puebla enfrentan un proceso administrativo por conductas no ajustadas a los lineamientos de disciplina que deben seguir.

En conferencia de prensa, indicó que los elementos que se autodenominan “Comisión Blindada” son un grupo de policías que cuando se sintieron desplazados en sus mandos comenzaron hacer diversos movimientos internos.

Sin abundar en detalles, el mandatario comentó que los uniformados están sujetos a un procedimiento administrativo por conductas “graves” que afectan la prestación del servicio.

Sostuvo que tolerará cualquier expresión por parte de los policías cesados, quienes amagaron con realizar paros laborales, pues señalan que fueron removidos por exigir un aumento salarial.

"Lo que yo estoy enterado es que hay un procedimiento administrativo, por conductas no ajustadas a los lineamientos de disciplina y al comportamiento que ellos deben de observar como integrantes de un cuerpo policíaco. Ya lo demás, ellos tienen el absoluto derecho de expresar su postura", acotó.