Voluntad política y una administración pública no tradicional prometió Juan Carlos Sánchez García, candidato al gobierno de Tlaxcala por el partido Redes Sociales Progresistas (RSP), al Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local A.C. al momento de recibir la agenda ciudadana en la que se comprometió, de llegar al gobierno local, a eliminar el delito de trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual y sanear la cuenca del Alto Atoyac.

“Son parte de mis compromisos de campaña que ya firmé, conozco el problema, soy ingeniero y sé cómo acabar con la contaminación; no son solo propuestas de papel, en los hechos me comprometo a erradicar estos problemas, que se haga justicia y que no haya impunidad”.

Alejandra Méndez Serrano, directora del Fray Julián y otras tres mujeres que representan a las organizaciones y comunidades a lo largo del Atoyac, presentan el diagnóstico.

Son datos duros: contaminación, enfermedades, insuficiencia renal, abortos espontáneos, intoxicación medioambiental, mortalidad entre la población.

Además, apenas cinco sentencias contra tratantes -menos de las que uno pudiera esperar en un estado reconocido y colocado como el centro de la explotación sexual- dice el diagnóstico de las organizaciones de derechos humanos.

¿Se compromete a integrar en su plan estatal de desarrollo y cumplir con la eliminación de estas graves problemáticas o solo firma de recibido?”, pregunta Alejandra Méndez.

Sánchez García es uno de los cuatro candidatos que recibe y se compromete con las organizaciones; dice que sí, apunta largo rato en la agenda; Alejandra Méndez mira de reojo; SAGA firma, “me comprometo”.

“Lo sé hacer, no soy un político tradicional, por eso me metí en la política porque, como ustedes, estoy interesado y me preocupa”, dice.

La agenda del Centro Fray Julián Garcés contiene políticas públicas construidas desde abajo, desde las comunidades afectadas; se basa en conclusiones científicas sobre los ríos, en cifras del secretariado de seguridad y en informes estatales sobre el delito de trata.

Destacan el saneamiento integral, que cese la simulación y que el estado cumpla con la reparación del daño basado en Plan Estatal de Desarrollo; para ello es necesario un presupuesto etiquetado, un programa sectorial, cancelar incentivos fiscales a empresas contaminantes e implementar el Plan estatal contra la trata.

Los compromisos son firmados, el candidato se levanta y se toma la foto (¿sonríe debajo del cubrebocas?), se compromete, saluda, se compromete.