En reunión con integrantes del Colegio de Ingenieros y Arquitectos de Tlaxcala, el candidato al gobierno de Tlaxcala por Redes Sociales Progresistas, Juan Carlos Sánchez García, prometió que toda la obra pública que encabece su gobierno será repartida durante los seis años de gestión a los mil 500 constructores del estado.

“A cada uno de los constructores, mucho o poco, nos va a tocar; a cada uno de los empresarios, personas físicas, personas morales, particulares, albañiles, contratistas, a todos, a todos les va a tocar la repartición de la obra pública”, dijo durante su discurso en el marco de la conmemoración del día del constructor.

Criticó que a más de dos años el gobierno del estado no ha concluido la construcción del Hospital General de Tlaxcala ni los accesos carreteros con gasto, que calificó, como un “dispendio”, tasados al más del triple del costo real.
 
“¿Saben lo que más me indigna? El valor de casi cinco tantos con el que construimos el Hospital Infantil de Tlaxcala, y las carreteras me han dicho que están tasadas a casi el triple del costo total, a eso le sumamos las molestias de más de tres años de obra, hay mucho dispendio… nosotros no, nosotros daremos toda la obra a las constructoras tlaxcaltecas y les enseñaremos cómo se hace”.

El candidato de RSP no desaprovechó la oportunidad para criticar a las dos candidatas punteras al acusarlas de gastar el dinero público en más de 200 operadores políticos que llegarán a Tlaxcala para la elección del seis de junio.

“Nuestros gobernantes hoy nos tiene pobres, enfermos y olvidados por una simple razón: no quieren que compitamos, no quieren que seamos grandes como ellos para pertenecer a la clase política. Hay 600 familias tlaxcaltecas que tienen el poder, 300 de ellas están con la candidata de Morena y otras 300 con la alianza del PRI, PAN y PRD, es necesario un cambio, además me han dicho que están por llegar a Tlaxcala mas de 200 operadores políticos”. 

Al cierre de los festejos, Juan Carlos Sánchez García prometió generar 50 mil empleos y recuperar la actividad económica a través de la activación de la industria, el campo, el turismo y la construcción. Al final de su discurso soltó “Tlaxcala será de los tlaxcaltecas”, lo que le ganó los aplausos de los asistentes.