La plataforma de TikTok se ha convertido en una herramienta de las maestras de educación especial, para que niños con discapacidad intelectual, auditiva, baja visión, discapacidad múltiple, síndrome de Down, y autismo, puedan continuar aprendiendo en medio de la pandemia.

La tecnología y el ingenio de los especialistas, también los ha llevado a explorar otras opciones de enseñanza, por ejemplo, a través de  audios, vídeos,  fotos, llamadas y video llamadas.

UN AÑO SIN CONTACTO

El próximo 25 de marzo se cumple un año del inicio de la pandemia en Tlaxcala, las condiciones sanitarias han puesto a prueba a la población en todos los ámbitos de la vida, tanto en casa, el trabajo, y la escuela.

Sin embargo, la educación especial para niños, niñas y adolescentes ha significado un gran reto durante la emergencia sanitaria, así lo consideró la Licenciada en Educación Especial, Ana Claudia Ramos González.

En Tlaxcala hay 70 Unidades de Servicio de Apoyo a la Educación Regular (Usaer), y 20 Centros de Atención Múltiple (CAM), en ambos sistemas son atendidos un total de 7 mil 662 alumnos y alumnas que presentan algún tipo de discapacidad y son atendidos por mil 11 maestras y maestros que desde marzo del 2020 se mantienen trabajando a distancia para evitar riesgo de contagio de COVID19.

Las y los maestros, han tenido que agudizar su ingenio y utilizan diferentes soportes para que alumnos puedan hacer actividades escolares desde casa, así padres, madres y tutores reciban pautas de cómo acompañarlos en los procesos de enseñanza-aprendizaje, para no ver frenado su desarrollo.

Los pros y contras de la educación especial a distancia: Ana Claudia Ramos

Con 14 años de experiencia, Claudia Ramos comentó que ha sido “todo un reto” la enseñanza especial a distancia: “en su mayoría los alumnos son de custodia es decir, el trabajo debe ser personalizado, la mayoría de padres de familia trabajan y le dan prioridad al trabajo o a la educación de sus otros hijos que están sanos. Entonces aunque mande mis actividades todos los días difícilmente en casa las cumplen”.

Ella labora en el Centro de Atención Múltiple Número 12, ubicado en Santa María Nativitas, tiene 40 alumnos con discapacidad intelectual, auditiva, baja visión, discapacidad múltiple, síndrome de Down, y autismo, desde el inicio de la pandemia a la fecha no ha tenido horarios fijos de trabajo, y se las ha tenido que ingeniar para continuar con su plan de estudio, dar atención especializada a sus alumnos, prestar atención a las dudas de los padres de familia, y además encargarse de la carga administrativa.

Sin contar con su labor de mamá: “No hay horarios de atención, pues debo estar a los tiempos de los padres de familia pues como lo mencionaba en su mayoría ellos trabajan entonces cuando tienen tiempo es cuando nos comunicamos; ahora enseñamos a través de audios, vídeos, Tik Toks, fotos, llamadas, video llamadas, sin olvidar la carga administrativa, tenemos reuniones virtuales a la semana con el personal también”, explicó.

Claudia Ramos, también menciona que la educación especial en tiempos de pandemia han puesto al descubierto las desigualdades que enfrentan las y los alumnos con alguna discapacidad, no únicamente por el estatus social, sino también la disponibilidad de tiempo, el acceso a internet que ahora se ha convertido en una herramienta básica para estar en la nueva normalidad, además de la falta de dispositivos para acceder a las clases a distancia.

Agrega a esas desigualdades la muerte de padres, madres y tutores de alumnos de educación especial con lo que se quedan en total desamparo; aunado a la enfermedad y el desempleo.

Con esas condiciones: “algunos padres han referido que no trabajarán a distancia con sus hijos, que lo harán hasta que estemos de manera en presencial”, lo cual aún no está definido por la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE), pues ocurrirá hasta que Tlaxcala se encuentre en indicador verde en el semáforo epidemiológico nacional.

¿Cuáles son los aspectos a favor de la educación especial a distancia? 

El hecho de trabajar a distancia ha permitido que los padres convivan más con sus hijos, hay quienes por el mismo trabajo nunca habían tenido la oportunidad de estar apoyando tanto a sus hijos como hoy en día; además los padres pueden ver realmente de lo que son capaces sus hijos.

Incluso, me ha permitido entrenar a algunos niños para que dejen de usar el pañal, pues esta actividad por ejemplo, no la podíamos hacer en la escuela; trabajar a través de algunas aplicaciones en casos específicos con algunos niños, y tener mayor comunicación con los padres de familia.

¿Cuáles son los factores en contra?

La especialista comenta que sin lugar a duda la desigualdad social es el principal factor en contra, “no todos cuentan con las herramientas tecnológicas; los padres de familia ya están agotados pues deben cuidar de sus hijos las 24 horas, anteriormente por lo menos tenían tiempo para ellos un par de horas y pues hoy no es así".

También, menciona que ha sido testigo del desinterés de algunos padres de familia para apoyar a sus hijos con discapacidad.

Además, reflejó que el hecho de ser docentes no significa que estén capacitados para dominar la tecnología, lo que también significa una brecha muy marcada en la educación a distancia"