Una treintena de empresarios de la vida nocturna han migrado de Puebla a otras entidades cercanas, principalmente al estado de Tlaxcala, ante la prohibición que tienen para operar debido a la pandemia de COVID19.

Guillermo Méndez, representante de la Asociación de Empresarios de la Vida Nocturna, aseguró que han tenido mejor suerte en otros estados.

No obstante, es necesario citar que la semana pasada el gobierno de Tlaxcala, a través del Consejo Estatal de Salud, prohibió la apertura de bares, antros y centros nocturnos, y a la para el ayuntamiento de la capital inició operativos para ordenes el cierre. 

De acuerdo con una nota publicada por El Sol de Puebla, Méndez  destacó: “Treinta negocios se han ido a otro lado donde les permiten trabajar. Aquí, simplemente no hay condiciones porque las autoridades no han hecho un análisis para buscar la reapertura de nuestros establecimientos”, agregó.

Acusó que las autoridades cierran unos establecimientos, pero a la para  permiten el funcionamiento de antros o bares clandestinos, así como restaurantes y centros comerciales que superar el aforo establecido.

Agregó que el cierre de más de 18 meses ha ocasionado la pérdida de 200 puestos de trabajo, principalmente para meseros y valet parking.

“Es un tema muy triste porque señalan mucho a nuestros giros comerciales que representamos, mientras dejan abiertos otros sectores de forma clandestina o sin importar que superen el aforo (…) Lamentablemente la corrupción gana en esta pandemia”, agregó.