Para favorecer a las personas que se dedican al reciclaje de basura y al mismo tiempo atacar la defraudación fiscal en el sector, la Prodecon recomendó retenerles menos impuestos.

Actualmente, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) les aplica una tasa de retención de Impuesto Sobre la Renta (ISR) de 5 por ciento y la sugerencia es bajarlo a uno, debido a la situación de vulnerabilidad que viven.

En diciembre de 2020, REFORMA publicó que dicha retención orillaba a los recicladores a la informalidad y que ésos operaban como el primer eslabón de una cadena de defraudación fiscal.

Es por ello que la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) solicitó reducir la retención, propuesta que deberá ser aceptada o rechazada a más tardar el 18 de agosto, ya que se espera que para el paquete económico de septiembre se incluya algún tipo de modificación a favor de los recicladores.

Y es que el beneficio ayudaría a 2.5 millones de personas que viven de la recolección y venta de materiales susceptibles a reciclarse.

De acuerdo con un Estudio Sistémico del ombudsman fiscal publicado este mes, este grupo está integrado por personas en situación de pobreza que viven en calle, son de la tercera edad, o se trata de mujeres y niños, entre otros.

Una persona que recolecta al día entre 20 y 30 kilos de material para el reciclaje, obtiene ventas en promedio de 62.5 pesos. Al aplicarse la retención de 5 por ciento, le descuentan 3.1 pesos.

Aunque parezca poco, un asalariado con este nivel de ingresos recibiría además de servicios de salud, un subsidio al empleo, por lo que no sólo no pagaría ISR sino que recibiría un monto de subsidio de 10.3 pesos diarios.

De igual forma, por este nivel de ingresos una persona física con actividades empresariales pagaría sólo 1.85 pesos de impuestos.

Armando Hernández, presidente del Instituto Nacional de Recicladores (INARE), explicó que la reducción en la retención de ISR puede favorecer la formalización de los recicladores.

Antonio Martínez, un reciclador metal, compartió que si bien hay recolectores que juntan hasta 6 mil pesos al día y se les retiene 300 pesos, la mayoría son pequeños y reúnen entre 500 y mil pesos, a los que se les retiene 50 pesos.

Dijo que si se les quitaran menos impuestos la mayoría vendería de manera formal. Sugirió mejorar la plataforma del SAT para dar de alta a los recolectores, ya que ésta se satura y dificulta la compra-venta de chatarra.