Con dos goles en los últimos minutos del partido, Japón derrotó 2-1 a Alemania, la cual comenzó el Mundial de Futbol sin ser favorita, por lo que ahora este resultado aumenta las dudas.

Antes de iniciar el encuentro, el mánager de la selección germana, Oliver Bierhoff, dijo: "no diría que somos los favoritos del torneo, pero no hay un equipo que esté por encima del resto, como en 1994 con Brasil o España en 2010".

Los alemanes anotaron primero por la vía penal, después de una falta del portero, por lo que la sanción fue capitalizada a los 30 minutos de iniciadas las hostilidades; el segundo tanto sería anulado tras la revisión del VAR.

Para la segunda mitad, Alemania se fue encima y Japón se defendió con todo; las estadísticas revelaron que Shuichi Gonda acumuló cuatro atajadas, algunos veraderos paradones que levantaron a la gente de sus butacas.

Pero al minuto 72, todo cambió, vino el primero de los nipones, cuando Ritsu Doan aprovechó un desvío en el área para mandar el balón al fondo, y seis minutos más tarde, Takuma Asano chutó pegado al poste y volvió a mover las redes.