Oribe Peralta se va de Chivas tras dos años y medio en el equipo, en los cuales anotó sólo un gol. El delantero llegó a Chivas como el mejor pagado del plantel y con su salida libera al club rojiblanco de un salario mensual neto superior al millón de pesos, que puede ser invertido en otros refuerzos o repartido entre elementos de las básicas que van subiendo su nivel.

A través de redes sociales, el club le dio las gracias a Oribe por su estadía en Chivas, periodo en que el equipo sólo logró una semifinal.

“En el Club Deportivo Guadalajara sólo hay palabras de agradecimiento para el histórico delantero de nuestro país. Su entrega, profesionalismo y disposición para ayudar a sus compañeros fueron sus características principales dentro del Rebaño Sagrado".

"Oribe está en un proceso de definición de sus próximos retos profesionales, consciente de que las puertas de Chivas están abiertas para el futuro si él así lo decide. ¡Mucho éxito en lo que venga, Oribe!”.