Ben Oliver, creador de la saga Loop, presenta El bloque (Destino), segundo tomo de esta trilogía, en la cual su protagonista Luka Kane, se convierte en la suma de todos los horrores de los que han advertido las principales obras de ciencia ficción, desde Un mundo feliz, Los Juegos del Hambre o Maze Runner hasta cintas o series como Snowpiercer o Gattaca, e incluso Black Mirror.

En esta nueva aventura, tras superar innumerables peripecias en El circuito, Luka se verá envuelto en la terrible enajenación y demencia que le provoca ese insaciable deseo por escapar nuevamente de prisión y vencer a Feliz, la potente inteligencia artificial que gobierna al mundo.

Tras obtener un primer triunfo en contra de Feliz, Luka tendrá que pagar el alto costo por dicha osadía “Desde que Feliz intentó obtener de mí la ubicación de mi madre, ya no ha habido Zona de la Cordura. Creo que han pasado cuatro días, a juzgar por el cambio de turno de los guardias, pero el tiempo ya no parece real. Las horas se extienden al infinito, y los días no terminan.”

En esta obra, Ben Oliver crea un escenario apocalíptico con mirada crítica hacía un futuro inmerso en la desolación de un mundo en ruinas y con miles de muertes como resultado. Sumergirá a los lectores en una historia con un mensaje de compromiso social en el que el escritor detalla la diferencia entre clases sociales en las que impera la injusticia y que siempre desemboca en el beneficio personal.

Ben Oliver, creció en Escocia y empezó a contar historias antes de que pudiera escribir. Asistió a la Universidad de Stirling, donde estudió literatura, aunque pasó la mayor parte de su tiempo tratando de escribir una novela. Su primer relato salió a la luz cuando tenía dieciocho años y desde entonces ha sido publicado en más de una docena de revistas literarias y antologías. Impulsado por litros de cafeína, Ben terminó El Circuito, su primera novela juvenil, en Edimburgo, donde actualmente vive y da clases en una secundaria.