El 4.8 por ciento de quienes viven en Puebla han perdido a un familiar a causa de la pandemia, así lo demuestra el estudio post COVID19 que aplicó la comuna en octubre del año pasado y que permitió identificar los problemas que la contingencia sanitaria ha generado a las familias.

En la misma, 14 por ciento de los encuestados refirió que el contagio del COVID19 se extendió a todos los integrantes de la familia debido a que en su vivienda no contaban con un espacio óptimo para aislarse por los días que recomienda el tratamiento.

Además, el 61. 1 por ciento de los encuestados refirieron que cotizan en alguna institución de seguridad social y en el 26.4 por ciento de las viviendas encuestadas alguno de los integrantes de la familia perdió su empleo, además de que el 58.3 por ciento reportó trabajar en el sector formal.

Ríos Bermúdez explicó que en el 6.3 por ciento de los hogares alguno de sus miembros dejó de desayunar, comer o cenar y en el 11.4 por ciento comieron menos o se quedaron con hambre por la falta de dinero.

Finalmente, el 82.9 por ciento dijo que usaba guarderías y ahora los menores están a cargo de algún familiar, siendo los principales los abuelos con un 47.1 por ciento, seguidos de tíos con un 32.4 por ciento.