Aún hay esperanzas de que la misión lunar Artemis I pueda ser lanzada a la luna este mes, ya que la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de Estados Unidos mantiene las opciones para la próxima oportunidad de despegue el día 23 de este mes, luego de que una fuga de hidrógeno líquido frustrara el despegue el pasado 3.

Los ingenieros desarrollan trabajos de sustitución del sellado de la línea de alimentación del propelente al cohete. El cohete SLS y la nave espacial Orion están en buenas condiciones en la plataforma de lanzamiento a la espera de su primer vuelo sin tripulación: un viaje de ida y vuelta a la órbita lunar en 42 días.

Una vez completado el trabajo, los ingenieros realizarán pruebas del sellado en condiciones criogénicas no antes del 17 de septiembre, en las que la etapa central del cohete y la etapa de propulsión criogénica interina se cargarán con oxígeno líquido e hidrógeno líquido para validar la reparación en las condiciones que experimentaría en día de lanzamiento.

La nueva ruta de la planificación para las operaciones de vuelo establecida por la NASA implica la solicitud de oportunidades de vuelo el 23 de septiembre, cuando se abre la ventana de lanzamiento de dos horas a las 6:47 (tiempo del centro de México), aterrizando el 18 de octubre. Y el 27 de septiembre se abre la ventana de lanzamiento de 70 minutos a las 11:37 horas (tiempo de México), aterrizando el 5 de noviembre.

Los equipos de la NASA se están preparando internamente para respaldar fechas adicionales en caso de que se requiera flexibilidad. La agencia evaluará y ajustará las oportunidades de lanzamiento y las fechas alternativas en función del progreso en la plataforma y para alinearse con otras actividades planificadas, incluido el impacto planificado de la nave DART con un asteroide.