Fueron detectados mediante potentes radioantenas ubicadas en China y en Estados Unidos, una señal que se repite desde una galaxia enana: es FRB 190520B, y la fuente, detectada por primera vez en 2019, parece emitir con frecuencia ráfagas de milisegundos de potentes ondas de radio.

Un equipo de astrónomos detectó lo anterior. Las FRB (Ráfagas de Radio Rápidas), como lo indica su nombre, son ráfagas de radiación muy rápidas -que duran solo milisegundos- y que brillan intensamente en longitudes de onda de radio.

A continuación reproducimos la nota de Muy Interesante:

La mayoría de ellas son extremadamente brillantes y provienen de otras galaxias, descargando tanta energía en un instante como 500 millones de soles. Los astrónomos estiman que el FRB promedio libera tanta energía en un milisegundo (una milésima de segundo) como la que emite el Sol en tres días (más de 250 000 segundos).

¿De dónde proceden estas ráfagas de radiación?

Hay muchas incógnitas a este respecto. Los análisis más recientes, publicados en el servidor de preimpresión arXiv y en la revista Nature, sugieren que probablemente haya más de un mecanismo en el gran cosmos capaz de producir estos extraños estallidos.

Uno de estos pulsos, FRB 180916, es extremadamente misterioso porque pulsa regularmente cada 16,35 días. Fue descubierto en 2007. Ahora, los astrónomos han encontrado el segundo ejemplo de una ráfaga de radio rápida repetitiva altamente activa con una fuente compacta de emisión de radio más débil pero persistente entre ráfagas. Los científicos utilizaron el Karl G. Jansky Very Large Array (VLA) de la Fundación Nacional de Ciencias y otros telescopios para estudiar el objeto, descubierto por primera vez en 2019.

El estallido de FRB 190520 ocurrió el 20 de mayo de 2019 y se encontró en los datos de ese telescopio en noviembre de ese año. Las observaciones de seguimiento con FAST mostraron que, a diferencia de muchos otros FRB, emite ráfagas frecuentes y repetitivas de ondas de radio que se encuentran a las afueras de una galaxia enana a casi 3 000 millones de años luz de distancia de la Tierra. La dispersión de su señal revela la mayor densidad de electrones de cualquier galaxia anfitriona FRB encontrada hasta ahora.

¿Por qué es tan complicado de determinar?

Es difícil decir con qué frecuencia ocurren las ráfagas, con cinco observadas a una frecuencia de 3 GHz en un período de observación de 16 horas, pero los investigadores informan en su nuevo trabajo de la detección de 87 ráfagas de seguimiento utilizando el Very Large Array.

Una cosa que dificulta en gran medida nuestra capacidad para comprender las causas de las FRB es que, si bien podemos identificar la galaxia anfitriona, generalmente no podemos encontrar la fuente real. Como regla general, no hay ningún objeto visible en ninguna frecuencia a la que podamos vincular el FRB. Pero en este caso, están asociadas con una fuente de radio persistente (PRS).

El descubrimiento plantea nuevas preguntas sobre la naturaleza de los FRB, como si las fuentes de los FRB evolucionan con el tiempo o, alternativamente, si los diferentes tipos de fuentes son capaces de emitir FRB.

La presencia de una secuencia regular en la actividad de los estallidos podría implicar que los poderosos estallidos están vinculados a fenómenos cósmicos a gran escala. Estos podrían incluir el movimiento orbital de una estrella masiva, una estrella de neutrones en un sistema binario o un agujero negro.

“Postulamos que FRB 121102A y FRB 190520B representan la etapa inicial de una población de FRB (ráfaga de radio rápida) en evolución. Es probable que en unos pocos años surja una imagen coherente del origen y la evolución de los FRB”, explican los autores.

ma