Esta mañana, alrededor de las 7:20 (hora peninsular española) la Esta mañana, alrededor de las 7:20 (hora peninsular española) la NASA ha puesto en marcha la misión DART, una primera prueba para intentar perforar y destruir un asteroide potencialmente peligroso para la Tierra. La misión, Double Asteroid Redirection Test (en sus siglas en inglés), es un primer simulacro para saber si esta tecnología sería capaz de desviar un futuro asteroide en trayectoria de colisión con la Tierra.

La nave del proyecto DART ha sido lanzada a bordo de un cohete SpaceX Falcon 9 y está programada para estrellarse contra el asteroide Dimorphos, en un esfuerzo por aprender más sobre cómo podríamos proteger la Tierra de una roca espacial de este tipo. DART tiene como objetivo demostrar un método para la desviación de asteroides, llamado 'impacto cinético'.

Objetivo: desviar de su órbita el asteroide Dimorphos

Será en el mes de octubre de 2022 cuando DART impactará en la pequeña luna asteroide Dimorphos, que orbita a un compañero más grande, Didymos, en un sistema de asteroides binarios, para intentar cambiar su período orbital con la fuera del impacto.

Para inmortalizar el momento y que no nos perdamos nada del momento del impacto y de su resultado, la propia DART desplegará a un pequeño compañero, llamado LICIACube (Light Italian Cubesat for Imaging of Asteroid). Este pequeño satélite de la Agencia Espacial Italiana se desprenderá de la propia nave antes del impacto y tomará imágenes de los efectos del impacto en la superficie y la pluma de eyección generada.

Aunque ninguno de estos dos asteroides representa una amenaza para la Tierra, la colisión con Dimorphos permitirá a los investigadores demostrar la técnica de deflexión junto con varias tecnologías nuevas y recopilar datos importantes para mejorar nuestras capacidades de modelado y predicción de la deflexión de asteroides. Esas mejoras nos ayudarán a prepararnos mejor en caso de que un asteroide sea descubierto como una amenaza para la Tierra.