Saptarshi Bandyopadhyay, tecnólogo en robótica JPL continuará investigando la viabilidad de levantar el radiotelescopio LCRT (Lunar Crater Radio Telescope) dentro de un cráter en el lado opuesto de la Luna junto a otros seis proyectos, a salvo de las interferencias humanas. Podría captar señales hasta ahora desconocidas para la humanidad.

Su objetivo es diseñar una malla de alambre que pequeños robots trepadores puedan desplegar para formar un gran reflector parabólico en un cráter de 3 a 5 kilómetros. El estudio, que con fondos adicionales entra ahora en Fase II, también se centrará en perfeccionar las capacidades del telescopio y varios enfoques de misión, informa la NASA.

"Un radiotelescopio de longitud de onda ultra larga en el lado lejano de la Luna tiene enormes ventajas en comparación con los telescopios terrestres y en órbita terrestre", explica Saptarshi Bandyopadhyay.

Se explica que la Luna actúa como un escudo físico que aísla el telescopio de la superficie lunar de interferencias de radio y ruidos de fuentes terrestres, ionosfera, satélites en órbita terrestre y el ruido de radio del Sol durante la noche lunar.

El LCRT, con un diámetro de 1 km, sería el radiotelescopio más grande construido por el ser humano, y podría permitir enormes descubrimientos científicos en el campo de la cosmología al observar el universo primitivo en la banda de longitud de onda de 10-50 m (es decir, banda de frecuencia de 6-30MHz), que no ha sido explorada por los humanos hasta la fecha.




F. MILENIO