Los estudiantes, especialmente de ingeniería, son evaluados constantemente durante 4 años y medio, así que ¿para qué pedirles que hagan una tesis? Ese fue el razonamiento del ingeniero Carlos Slim Helú al ser cuestionado sobre las opciones de mejora para la educación de los ingenieros civiles, por lo que llamó a que se deje de pedir exámenes profesionales a estudiantes universitarios.

“Otra de las cosas que se me hace ilógica es que el alumno de la Facultad de Ingeniería o de cualquier escuela de ingeniería o de cualquier carrera, cuando acaba 5 años de estudio, 4 años de estudio, pasó todas las materias, ya debe ser ingeniero, pero a gente que necesita trabajar la ponen a hacer una tesis, o un examen profesional. Si ya lo examinaron durante 4, 5 años y lo pasaron, ¿para qué le hacen examen profesional y no sé qué?”, lanzó entre aplausos de los asistentes.

“Los que aplaudieron no se recibieron”, lanzó. Para recibir su título como ingeniero, Slim Helú presentó en 1963 la tesis “Aplicaciones de programación lineal a algunos problemas de ingeniería civil”, documento de 132 páginas que se encuentra en resguardo de la Biblioteca Central de la UNAM.

De acuerdo con cifras de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), en el ciclo escolar 2018-2019 se registró un total de 624,411 estudiantes egresados de nivel superior, mientras que solo se entregaron 465,186 títulos, es decir, una proporción de 3 títulos por cada 4 egresos.

Otra de las propuestas del hombre más rico de México fue que se impartan, al menos en la Facultad de Ingeniería de la máxima casa de estudios, algunas lecciones sobre liderazgo que permitan a los profesionistas de esa rama llevar a buen puerto la conclusión de sus proyectos.

“Yo buscaría dar algunas clases elementales de liderazgo, porque el ingeniero, sobre todo el constructor o el que tiene a su cargo planeación, necesita tener ciertos elementos de liderazgo para hacer que las obras se realicen bien”, indicó.

Para fortalecer la formación profesional de los estudiantes, Slim también llamó a los alumnos a que trabajen desde la universidad, a la par de que las escuelas faciliten esta incorporación mediante horarios definidos divididos en la mañana y la tarde.

“Se antoja que la universidad misma hiciera un horario en la mañana y otro en la tarde; primero tienes más capacidad o menos alumnos, y luego, a los que van en la mañana les permite trabajar en la tarde y a los de la tarde trabajar en la mañana”, destacó.