Grafitis, emplomados dañados, cristales de las ventanas rotas, sin imagen religiosa alguna, humedad, pisos y paredes sin asear, con basura y aparentemente abandonado se encuentra la capilla de San José según el dictamen de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) publicado el sábado pasado.

La anterior se desprende de la auditoría de la ASF a los recursos que la Secretaría de Cultura transfirió a la Secretaría de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda del Estado de Tlaxcala (Secoduvi) para la última etapa de reconstrucción de cuatro inmuebles por un millón 515 mil pesos.

En la evaluación de la auditoría se comprobó que no hubo mal manejo de los recursos pero que, en la inspección física, “se observó que el inmueble no se encuentra en uso para el fin con el que fue creado, toda vez que en su interior presenta actos de vandalismo… en aparentemente abandonado, y en el terreno en el que se localiza dicho inmueble se encuentra con todas sus áreas verdes crecidas y descuidadas”, lo que contradice las metas del proyecto.

La ASF además verificó los “Trabajos de restauración en ex hacienda San Miguel Tepalca” por un monto de 330 mil pesos; "Trabajos de restauración en templo La Magdalena” por 85 mil pesos y “Trabajos de restauración en capilla san Buena Aventura” por 750 mil pesos.

En los tres casos, detectó que el gobierno del estado transfirió los recursos un mes antes que la federación liberara los montos.

En el caso de los trabajos realizados en la ex hacienda de San Miguel Tepalca, la empresa LG Murai México en Innovación, S.A. de C.V. -misma que realizó los trabajos en la capilla de San José- no reintegró material de obra pública, mientras que los trabajos de los otros dos inmuebles se encuentran concluidos y en operación y sin observaciones fiscales.