La Diócesis de Tlaxcala, a través de las parroquias, trabaja para inhibir las peregrinaciones a la Basílica de Guadalupe ante el riesgo que aún existe de contagios de COVID19 en la Ciudad de México.

Incluso, recordar que la Basílica de Guadalupe permanecerá cerrada del 10 al 13 de diciembre, por lo que la invitación es a celebrar en los hogares y en las comunidades sin generar aglomeraciones, con las medidas de cuidado e higiene necesarias para evitar contagios, ya que en este 2020 el pueblo de México no podrá peregrinar al santuario de la virgen morena.

Al respecto, en entrevista el coordinador de la Comisión Diocesana COVID19, Ranulfo Rojas Bretón comentó que la Diócesis local está replicando en las parroquias la información y las instrucciones para este año para inhibir las peregrinaciones, además recordó que por este año “la virgen de Guadalupe será la que visitará los hogares, desde la intimidad de tu casa abre tu corazón y ponte en oración por los enfermos por el personal médico, por los empresarios y por las personas que hayan fallecido”.

Dijo que es incalculable la cantidad de tlaxcaltecas que tradicionalmente participan en peregrinaciones a la Basílica de Guadalupe, ya sea en relevos, a pie, en bicicleta, y autobús, pero este año no podrán hacerlo por la emergencia sanitaria.

“Cada parroquia tiene su peregrinación, el número es incalculable pero si son miles de gente que van de Tlaxcala y obvio también son miles los que pasan por nuestro estado de Oaxaca, Veracruz, Puebla, es difícil cuantificarlo, pero lo importante es que tomen conciencia de que es una gran responsabilidad por la posibilidad de contagio”, comentó.

También, aseguró que las celebraciones locales en honor a la Virgen del Tepeyac serán canceladas para evitar aglomeraciones en las localidades y municipios; por ejemplo, Mazapa en el municipio de Nanacamilpa, o Ixcotla en Chiautempan, que convocan tradicionalmente un número muy grande de personas.

Además, este año la Diócesis de Tlaxcala no colocará puestos de ayuda y asistencia en las parroquias para las personas que están de paso, esto para no fomentar los traslados a la CDMX.