Bajo la consigna de “Ni una patita menos”, vecinos de la Unidad Habitacional Panzacola, denunciaron en redes sociales el envenenamiento masivo de cinco perros que vivían en la zona, de los cuales tres perdieron la vida, y lanzaron una petición en la plataforma Change.org, para exigir justicia a las autoridades por este caso de crueldad animal.

De acuerdo al relato, hace unos días los canes que ya formaban parte de los habitantes y que además de ser cariñosos y juguetones, también cuidaban a los pobladores de cualquier amenaza; sin embargo, personas desconocidas, le dieron comida con veneno, provocando la muerte de “patitas, solovino y canela”, mientras que otros dos perritos tuvieron que ser hospitalizados y salvaron la vida.


La muerte de los tres perros fue calificada como “cruel y desgarradora”, pues luego de una agonía de más de 40 minutos, los canes finalmente perdieron la vida.

“Ni una patita menos, ayúdanos a que el Gobierno del Estado de Tlaxcala tome conciencia del grave problema de crueldad animal y que tome cartas en el asunto, que se encuentren a los responsables y que paguen por lo que hicieron y que se investigue a los delegados Luz María Nava Morales y Erik Hernández, ya que ellos en reiteradas ocasiones amenazaron con envenenarlos”, refiere el relato.

De esta manera, solicitan la intervención de las autoridades correspondientes para atender este caso de crueldad animal y se castigue por este hecho.

Cabe señalar que en Tlaxcala en 2019, fue aprobada la Ley de Bienestar Animal, en la cual se consideran sanciones y acciones específicas en contra del maltrato animal; sin embargo, es letra muerta, ya que no cuenta con el reglamento para su operación, ni mucho menos los ayuntamientos han cumplido con su parte para reglamentar esta situación.