En lo que va del confinamiento por la pandemia del nuevo coronavirus, la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Ddeser-Tlaxcala) ha documentado y atendido 34 casos de violación sexual de niñas cometidas por integrantes de su familia.

Al respecto, la directora de la organización civil en Tlaxcala, Rosario Texis Zúñiga expuso que los casos que han llegado a atender de violencia sexual contra menores durante la pandemia, apenas son “la punta del iceberg” toda vez que la cifra negra es superior, se trata de casos que no se denuncian ante las autoridades civiles y que son atendidos por las familias en lo privado, aunque ello no sea lo mejor para la víctima.

Mencionó que el abuso sexual infantil se agudizó durante la pandemia, aunque eso sea difícil de creer, pues suele relacionarse el asunto de la protección y salvaguarda de los menores cuando están en sus hogares, sin embargo fue justo en su núcleo familiar donde se encuentran los agresores.

“La realidad es muy desgastante”, comentó Texis Zúñiga es por ello que Ddeser está atendiendo este tema del abuso sexual infantil, la prevención del embarazo adolescente e infantil, y su meta es reducir a cero la tasa de incidencia en Tlaxcala en la población de 10 a 14 años.

“En todo el confinamiento hemos documentado 34 casos de niñas que han sido violadas por sus papás, padrastros, hermanos, primos, y que además de eso no solo han sido violentandas muchas de ellas han sido vendidas por cosas materiales por un terreno, un becerro, vaca o algo, y después de eso niñas de 10 años cursando un embarazo producto de una violación o niñas escapándose de sus agresores y la realidad es muy grave”, sentenció.

Agregó que hay un grupo muy importante de la población que enfrentan violencia sexual en sus entornos familiares pero que no saben qué hacer, a quién acudir, que generalmente se trata de mujeres y niñas de comunidades indígenas y rurales, por lo que es en esos sectores donde se están enfocando su esfuerzo.