“Me atreví, y una tarde revisé mi teléfono y me llegó un correo con la noticia de que soy parte de esta comunidad de pintores internacionales y pues ahí comienza esa experiencia”, así relata el artista plástico, Jhon Bryant Muñoz Arenillas, cómo fue que se convirtió en uno de los casi 100 artistas nacionales e internacionales que participan en el proyecto de arte urbano más importante de México, Mexicráneos en su edición 2020.

Jhon Bryant, nació el 4 de marzo del año 2000, originario del municipio de Santa Ana Chiautempan, del estado de Tlaxcala, la inquietud por el dibujo y la pintura comienzan en una edad prematura y actualmente es estudiante de artes plásticas y visuales e integrante del Jardín del Arte de Tlaxcala.




Gusta de jugar con los colores vivos y profundos, en las escenas de sus pinturas abunda la narrativa de la vida cotidiana, de su entorno, sus costumbres y tradiciones, pero también se apasiona y muestra un gran amor por la figura humana.

Con 20 años de edad ha expuesto en colectivo e individual en diferentes foros como son el Centro de las Artes de Apizaco; en la Expo-Subasta XXXIII Convención Internacional de Minería en Acapulco, Guerrero; Exposición Colectiva RecitlArte Boing, en la Exhacienda San José Espacio Cultural en Atzompan, Oaxaca; y en este 2020 estuvo en la Exposición Colectiva Virtual Nacional #StayHomeDoArt, organizada por la A.C Legalidad por México, Graffitiarte.org y la embajada de Estados Unidos.

Además, su iniciativa por participar en foros importantes para dar a conocer su talento lo llevó a ‘arriesgarse’, como él lo dice, a participar en la convocatoria 2020 de Mexicráneos que este año llevó por título “Orgullo Mexicano”.




Quién no arriesga no gana.

Con esa filosofía, el joven artista decidió participar en el proyecto de arte urbano más importante de México que surge con el objetivo de enaltecer la cultura mexicana tomando en cuenta una de las celebraciones más significativas del país, el Día de Muertos.

La respuesta a esa decisión fue el siguiente mensaje en su correo electrónico: “Tú propuesta refleja talento, dedicación y amor”, seguido de “Felicidades eres un artista orgullosamente Mexicráneos”. Fueron las frases que lo colocaron en la lista de artistas nacionales e internacionales que son Mexicráneos.

Fue la coordinadora del Comité de Curaduría de Mexicráneos, Paige Zarkin quien notificó al joven artista plástico tlaxcalteca que su boceto era uno de los ganadores de la convocatoria 2020 titulada “Orgullo Mexicano”, ya que refleja elementos valiosos para seguir impulsando la cultura mexicana no solo en México, sino también en exposiciones en la Villete en Francia y el Festival Lille300 El Dorado.

Mexicráneos, es un proyecto de arte urbano “representado por cráneos monumentales en donde el arte tradicional y moderno se unen en manos de artistas emergentes y consolidados de gran reconocimiento que plasman su cariño por nuestro país y cultura”, el cual lleva cuatro ediciones desde el año 2017 al 2020, en este año a pesar de la pandemia por coronavirus tuvo una corta temporada expuesta en el Paseo de la Reforma en la Ciudad de México y fue retirada para evitar aglomeraciones.




Cráneo a gran formato  tlaxcalteca

“Me atreví y una tarde revisé mi teléfono y me llegó un correo con la noticia de que soy parte de esta comunidad de pintores internacionales y pues ahí comienza esa experiencia”, explica en entrevista.

Con el eslogan de la convocatoria de este año, “Orgullo Mexicano”, Jhon Bryant comenzó a trabajar en su boceto donde resaltó sus orígenes tlaxcaltecas, así como las tradiciones de todo México, por eso colocó en la parte de atrás del cráneo un corazón que es un órgano fundamental del ser, indispensable en el milagro de la vida misma.

“No es un corazón cualquiera, el país de México en medio de donde surgen cosas muy bonitas y del que debemos estar orgullosos por nuestras raíces, del privilegio de ser mexicanos, de ahí van surgiendo las flores típicas de nuestro país como es la nochebuena, el alcatraz, el cempasúchil, los magueyes, la milpa y su fruto el maíz, mariposas monarcas que son muy representativas de México, y salen de ese corazón”, explica que la parte trasera del cráneo es la que tiene más relevancia contrario a lo que muchos artistas manejan solo en la parte frontal.

Mientras que el frente pintò,  en la parte de la nariz una mazorca que es muy representativa de Tlaxcala, porque aún hay comunidades que siembran, cosechan y consumen su propio maíz que es el sustento de sus familias; en la parte superior colocó a Quetzalcóatl un dios con una larga historia e identidad para el pueblo.

Las líneas de color que unen la parte lateral con el frente y la parte trasera del cráneo fueron colocadas porque son tonos vivos, que van de cálidos con el carmín a los más frío con azules y violetas.

“Con este diseño busqué resaltar las raíces de México de nuestro Tlaxcala y por último de Chiautempan porque soy originario de este municipio y quise expresar desde lo local hasta lo nacional, y en eso se centra mi intervención en Mexicráneos 2020”, agregó.

Este es un paso más del artista plástico chiautempense, Jhon Bryant que a sus 20 años está forjando una importante carrera en las artes plásticas, incluso ya con trabajos en colecciones particulares y una larga lista de exposiciones tanto individuales como colectivas.