Este miércoles, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informa que la cantidad de cadáveres inhumados y cremados en los panteones de las zonas metropolitanas del país, incluyendo Puebla – Tlaxcala, creció 20.2 por ciento y 76.8 por ciento, respectivamente, durante el primer semestre de 2020 debido a la epidemia ocasionada por el virus SARS-CoV2.

El Inegi presenta por primera vez los “Resultados de la Recopilación de información de los panteones públicos en las zonas metropolitanas del país 2020” en el contexto de la epidemia, con el objetivo de mostrar las acciones que los gobiernos estatales y municipales han implementado o deben implementar para la cobertura de los servicios durante la crisis sanitaria.

Analiza la demanda del servicio y las modificaciones realizadas para atenderlas en panteones de las zonas de PueblaTlaxcala y ApizacoTlaxcala.

Según las cifras, durante el primer semestre de 2020, al menos dos de cada 10 panteones de Tlaxcala - Puebla contrataron personal adicional no remunerado, y al menos tres de la zona Tlaxcala - Apizaco y dos en la zona Puebla – Tlaxcala ampliaron su capacidad y tuvieron que contar con al menos de una a 99 fosas comunes.

La enfermedad por Covid-19 colapsó panteones de algunas ciudades; durante la pandemia los panteones de Acapulco, Campeche, Ciudad Victoria, Mexicali y San Francisco del Rincón reportaron el 100 por ciento de la ocupación de fosas y, en el Valle de México, 25 panteones tuvieron que ampliar su capacidad instalada.

Del mismo modo, la percepción ciudadana sobre el número de inhumaciones y cremaciones durante los meses de confinamiento y muertes por coronavirus, creció entre 20 y 45 por ciento en Puebla y Tlaxcala.

Destaca que más del 95 por ciento de los panteones en ambos estados son administrados por el sector público con la colaboración de la población, llevan el registro de causas de las defunciones y solo dos de cada 10 trabajadores son mujeres.

Por último, el Inegi refiere que de acuerdo a información de los panteones estatales, durante el primer semestre de 2019 se reportaron 78 mil 091 cadáveres inhumados y 6 mil 777 cadáveres cremados o incinerados.

Para el mismo periodo, pero de 2020, el número de cadáveres inhumados ascendió a 93 mil 833 y el número de cadáveres cremados o incinerados fue de 11 mil 980, lo que representa un incremento de 20.2 por ciento y de 76.8 por ciento, respectivamente.