Organizaciones denunciaron la supuesta detención de la activista Kenia Hernández Montalván, del Colectivo Libertario Zapata Vive, en la caseta de peaje de Amozoc, en la autopista Puebla-Orizaba, por elementos de la Guardia Nacional.

A través de redes sociales colectivos y activistas acusaron que se trató de una detención arbitraria y violenta, pues los elementos federales habrían agredido a quienes viajaban en una camioneta junto con la activista.

Según la narración de uno de los acompañantes de Kenia Hernández, difundida por el Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, los elementos no les presentaron ninguna orden de aprehensión, además que por poner resistencia la activista fue golpeada en las costillas.

Asimismo, aseguran que fueron despojaos de sus celulares y que la detención ocurrió cerca de las 21:00 horas del pasado domingo.

Cabe mencionar que esta es la segunda detención de Kenia Hernández en menos de 5 meses, pues el pasado 6 de junio, en la caseta Hortaliza-Valle de Bravo, policías del Estado de México la detuvieron por cargos de presunto robo a mano armada de 500 pesos y tarjetas de crédito.

La activista fue recluida en el penal de Chiconautla, prisión que dejó posteriormente pero siguió el proceso en libertad.