La urbanización del lugar, el más elegante de la capital como se anunciaba por entonces, comenzó en los años cincuenta del Siglo XX. El fraccionamiento se construyó sobre lava y se comercializó en forma de lotes bastante grandes, arreglados como jardines. Su trazo principal corrió a cargo de los más notables arquitectos mexicanos de la época, aunque diversos artistas plásticos contribuyeron de alguna u otra forma. ¿Pero, porqué el nombre de Pedregal? Se conoce como pedregal al territorio de 80 km2 que cubrió la lava del volcán Xitle; Xictli que en Náhuatl es, ombliguito. El cual hizo erupción hace alrededor de 1670 años. Ésta extensión de roca volcánica, ubicada al Suroeste de la Ciudad de México, cubrió desde las faldas del Ajusco, hasta lo que hoy es la Avenida Miguel Ángel de Quevedo, probablemente haciendo contacto con el Lago de Texcoco. Se estima que la lava de Xitle pudo haber fluido durante dos o tres años, o quizá nueve. Los derrames de lava fueron periódicos, lo cual se puede notar en las zonas de cantera actuales, donde se observan las diferentes corridas de lava. Se considera que al momento de la erupción, la cultura Cuicuilca ya estaba en decadencia y éste evento geológico daría fin a los vestigios que aún quedaban. Quedando sepultado bajo la hirviente lava el centro ceremonial más importante del Preclásico.