De acuerdo a la consulta denominada “Infancias Encerradas”, presentada por la Presidenta de Comisión Estatal de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM), Nashieli Ramírez Hernández, al menos ocho de cada 10 niños, niñas y adolescentes, se dijeron preocupados de que ellos o sus familiares se contagien de COVID19, durante esta pandemia.

Además de que también se mostraron preocupados por la falta de alimentos y porque los adultos hayan presentado actitudes de violencia durante el confinamiento por la actual contingencia sanitaria.

Dicha consulta se aplicó al término del ciclo escolar pasado a 245 niños, niñas y adolescentes de Tlaxcala y de acuerdo a dicho estudio, señala que al 80 por ciento de este sector le preocupó que ellos o algunos de sus familiares se enferme o incluso muera por el virus SARS-CoV-2, lo cual es similar a la preocupación que refirieron en este ejercicio a nivel nacional.

No obstante, al menos el 49 por ciento de los menores de entre 12 y 14 años de edad, se dijeron preocupados por la falta de alimentos, casi similar que el grupo de entre 15 y 17 años de edad; durante la pandemia; lo cual supero en 13 por ciento al porcentaje registrado entre ambos grupos de edad a nivel nacional.

Además, el 52 por ciento de las niñas, dijeron sentirse preocupadas por que las personas adultas se mostraran más violentas durante el confinamiento. Además, el estudio demoscópico detalla que solo el 69 por ciento de los niños, niñas y adolescentes se pudieron quedar en casa durante la cuarentena, mientras que el porcentaje a nivel nacional fue del 82.5 por ciento; además el 81 por ciento dijo ayudar en las tareas diarias del hogar y el 41 por ciento dijo entretenerse en su hogar chateando en casa con sus amigos.

Asimismo, el 35 por ciento de los menores de edad dijeron sentirse muy bien con su familia; lo cual es 10 por ciento menor a la media nacional; el 40 por ciento dijo sentirse muy bien en la casa donde bien; el 45 por ciento tienen la percepción de protección en su hogar, el 25 por ciento se sintió feliz en su casa a diario. Mientras tanto, más del 75 por ciento dijo extrañar su escuela y salir a convivir con sus pares, y poco más de 30 por ciento extraña que sus padres se vayan a trabajar.