La organización Causa en Común alertó sobre anomalías y manipulación en el registro de los delitos de feminicidio y violencia familiar en Tlaxcala, que podría ocultar el número real de feminicidios y violencia de género en la entidad.

De acuerdo al informe “Sub registro: Crisis de denuncia y manipulación / ocultamiento de información” presentado este miércoles, el sub-registro de delitos es particularmente grave en el feminicidio y la violencia familiar, además del secuestro, la extorsión y robo con violencia en Tlaxcala.

La investigadora Belem Barrera explicó que las anomalías se clasificaron en tres modalidades: sub-registro, manipulación y ocultamiento de cifras de delitos de alto impacto entre diciembre de 2018 y agosto de 2020.

La anomalías se encontraron en el análisis de datos sobre el número reducido de registros de delitos, caídas drásticas en el número de delitos registrados, números duplicados de delitos registrados y posible reclasificación de delitos graves hacia registros de delitos de menor gravedad.

En el caso de Tlaxcala, Causa en Común encontró que la cifra sobre el delito de feminicidio tuvo un número reducido entre diciembre de 2018 y agosto de 2020, con el reporte de solo cuatro feminicidios en comparación con el total de asesinatos de mujeres registrados en ese periodo, es decir, cuatro de 36 asesinatos de mujeres, lo que representa solo el 11 por ciento de los homicidios de mujeres investigados como feminicidio.

El informe refiere que en Tlaxcala se registró una caída drástica del 50 por ciento en el número de delitos de feminicidios entre el primer octamestre del año pasado y el primer octamestre de 2020.

Esta cifra lanza la hipótesis de que las autoridades estatales estarían manipulando las cifras para no colocarse en los indicadores nacionales sobre violencia contra las mujeres.

Causa en Común registró el mismo número de feminicidios en los mismos meses de diferentes años, este dato es significativo debido a que estadísticamente es imposible que haya el mismo número de asesinatos en el mismo mes y año.

Al respecto, Tlaxcala registró cero feminicidio en diciembre de 2018 y diciembre de 2019; cero en enero de 2019 y enero de 2020; cero en febrero de 2019 y febrero de 2020 y cero en julio de 2019 y julio de 2020.

Ese mismo fenómeno se observó en el delito de violencia familiar con números reducidos de casos entre diciembre de 2018 a agosto de 2020, con solo 25 casos de violencia familiar; números duplicados de delitos registrados en el mismo mes de diferentes años y mismo número de reportes por violencia familiar en meses consecutivos: con cero registros de violencia familiar cada mes, de diciembre de 2018 a enero de 2019; cuatro cada mes, de mayo a junio de 2019; uno cada mes, de septiembre a diciembre de 2019; cero cada mes, de marzo a abril de 2020; y cero cada mes de junio a julio de este año.

Otro de los registros de delitos con anomalías son el secuestro, homicidio, extorsión y robo con violencia. La organización descubrió que, respecto al secuestro, existe el mismo número de plagios consecutivos mensuales y, en el homicidio, el mismo número de reportes en meses consecutivos: nueve reportes de asesinatos en tres meses consecutivos (junio, julio y agosto de 2020). Manipulación de cifras en feminicidio, secuestro y extorsión en Puebla.

Las cifras en Puebla presentaron anomalías en los delitos de feminicidio, secuestro y extorsión.

En estos delitos Causa en Común descubrió el mismo número de reportes por feminicidio en los mismos meses de diferentes años: dos reportes por feminicidio en diciembre de 2018 y diciembre de 2019; tres en abril de 2019 y tres en abril de 2020.

Además de caídas drásticas en el número de secuestros registrados con una reducción de 50 por ciento entre los primeros ocho meses del año pasado y el mismo periodo de 2020, y el mismo número de reportes por extorsión, con 12 registros tanto en abril, como en mayo de este año.

NO REGISTRAN CIFRAS REALES 

En rueda de prensa este miércoles, la presidenta de la organización, María Elena Morera, aseguró que las autoridades estatales y federales no están registrado las cifras reales de delitos; esto se suma a la cifra negra de delitos que no se denuncian por desconfianza en las autoridades generando altos niveles de impunidad.

Advirtió que el mal manejo de las cifras muestra una realidad distinta que inciden en la generación de programas estatales y federales desfasados con lo real y, que a la larga, resultan ineficientes.

En la presentación además participaron María Salguero, creadora del Mapa de los Feminicidios en México y José Antonio Caballero, profesor del CIDE.