Pobladores de las comunidades originarias del Parque Nacional La Malinche, lanzaron una petición a través de la plataforma Change.org, en la que solicitan el respaldo para que las autoridades estatales respeten la autonomía de estas regiones asentadas en las faldas de la montaña, así como ser incluidos en la toma de decisiones y en las labores de saneamiento del bosque por la propagación de la plaga del gusano descortezador.

A través de una petición, a la cual ya suman más de mil 200 firmas a dos días de ser lanzada, los pobladores refieren que la plaga se intensificó en La Malinche desde principios de este año, pero hasta el momento ya ha afectado a más de mil hectáreas de distintos municipios, principalmente de Chiautempan.

“Mes con mes mata cientos de árboles y con ello se pierde la biodiversidad y los servicios ambientales; así como los usos y costumbres de las comunidades originarias que han convivido con el bosque desde hace más de 400 años”, refiere la descripción.

Refirieron además que los trámites administrativos han retrasado durante nueve meses las autorizaciones de saneamiento; aunado a que no hubo consenso en la toma de decisiones para la conservación, saneamiento y preservación del hábitat, lo que consideraron como una violación a la libre determinación y autonomía de los pueblos que se rigen por usos y costumbres.

“Impusieron desde el mes de agosto empresas ajenas a las comunidades para realizar los trabajos de saneamiento. Estas empresas además de pagar a los dueños de los predios la madera a cantidades muy inferiores e injustas, solo seleccionar árboles gruesos para sanear e incluso sanos, dejan los árboles delgados, ramas y trozos sin valor comercial, extrayendo madera muchas veces sin descortezar, ni hacen el aviso de uso de fuego en terrenos forestales”, detalla el texto.

En consecuencia, solicitaron el reconocimiento de su libre determinación y autonomía de los pueblos; además de implementar el proyecto propuesto por las comunidades para el manejo de la contingencia fitosanitaria, así como la inclusión de ellos en los Consejos Estatales Forestales, con el fin de tener una participación activa, generar empleos, facilitar y fomentar la educación ambiental y el aprovechamiento ordenado y sustentable de los recursos naturales.