Este año las calles de Huamantla no se vestirán de colores con la confección de alfombras y tapetes para recibir en procesión a la imagen de la Virgen de La Caridad, patrona del Pueblo Mágico, pero eso será por cuidar la salud y la vida durante la pandemia, así lo adelantó el Obispo de Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino, a unas horas de que se llevará a cabo la tradicional ‘Noche que Nadie Duerme’.

Este día en la Basílica de La Caridad el representante de la iglesia católica en Tlaxcala durante la misa del cambio de vestido a la imagen de la virgen, ahí recordó que por cuidar la salud se celebra la fiesta patronal a puerta cerrada, sin procesiones, y sin homilías masivas en observancia a las indicaciones sanitarias emitidas por las autoridades sanitarias.

“En esta semana he estado hablando con mis sacerdotes acerca de la reapertura gradual y todos me contaron que en las comunidades valoran más la vida y la salud, muchas personas a partir de las experiencias dolorosas de pérdida de seres queridos incluso familias enteras que han fallecido, están poniendo mayor cuidado a la vida y a la salud sobre todo de las personas mayores y enfermos, no podemos ser la excepción en Huamantla”, expuso.

Salcedo Aquino, reconoció que “es doloroso que la imagen de la Virgen de La Caridad no recorra, como lo ha hecho muchos años, las calles en un espíritu festivo, pero ella quiere que cuidemos la vida el don que nos ha sido dado”.

Este año no confeccionarán tapetes multicolores para recibir a la imagen de la Virgen de La Caridad, no recorrerá las calles de la ciudad, en cambio el Obispo pidió a los fieles del Pueblo Mágico confeccionar obras de misericordia con la población vulnerable por la pandemia de coronavirus.

“En situaciones de enfermedad, desempleo, crisis económica, desconcierto, y muerte debemos alzar la voz y confiar en Dios para que me oiga y pidamos la intercesión de La Caridad desde nuestros hogares y gozar de salud en cuerpo y alma, además proteja a nuestros seres queridos, enfermos, niños, personas vulnerables, y dé sabiduría a las autoridades civiles, paciencia a los profesionales de salud, fortaleza a las familias y el descanso eterno a nuestros difuntos”, suplicó el jerarca católico en Tlaxcala.

La tradicional ‘Noche que Nadie Duerme’ fue cancelada por la Diócesis de Tlaxcala por la emergencia sanitaria por COVID19, ya que representa un riesgo de contagio por la cantidad de personas que tradicionalmente acuden a esa que es una de las actividades más importantes del Pueblo Mágico.