La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) ha recibido durante el primer semestre del año un total de 261 quejas de parte de la ciudadanía en contra de servidores públicos que han incurrido en violaciones a las garantías individuales.

De acuerdo a información proporcionada por el organismo autónomo, detalla que estos asuntos se han interpuesto en las distintas visitadurías que se mantienen en trabajo de guardia desde que empezó la contingencia sanitaria por la pandemia por el COVID19.

Sin embargo, las autoridades que mayor número de quejas ha recibido son los policías municipales, seguido por el personal de la Unidad de Servicios Educativos del Estado de Tlaxcala (USET), así como el personal o elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

No obstante, hasta el momento no se han registrado quejas por violaciones a derechos humanos o mala atención en los diversos nosocomios públicos de la entidad, durante el desarrollo de la contingencia sanitaria.

El área de comunicación, indicó que durante la cuarentena sólo se iniciaron dos expedientillos de un incidente en el Hospital General de Calpulalpan, en donde unas personas denunciaron que no quisieron atender a un familiar; sin embargo, tras una investigación, del caso se verificó que no se trató de tal cosa, sino que el hospital presentó una reconversión para atender a pacientes COVID19, por lo que el mismo nosocomio transfirió al paciente a otro hospital, de manera que el caso no llegó a una queja.

En tanto, la mayoría de las quejas que se reciben se han finiquitado o concluido a través de la conciliación entre ambas partes, mientras que otra parte aún se encuentran en proceso de atención.