Tras más de cuatro meses de haber suspendido las misas dominicales con presencia de fieles en los templos, este día la Diócesis de Tlaxcala retomó esas celebraciones eucarísticas y lo hizo al 30 por ciento de su capacidad.

La reapertura se registró en al menos 50 parroquias de un total de 90, según lo previsto por la Diócesis local, las cuales se encontraban preparadas para retomar las celebraciones dominicales con presencia de fieles, mientras que en el resto aún se está analizando esa posibilidad lo que dependerá de las condiciones sanitarias que existan en las comunidades y el nivel de riesgo de contagio que prevalezca.

Al respecto, el Obispo de Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino desde la catedral capitalina recordó que la iglesia reabrió sus puertas tras meses de permanecer cerradas al culto por medida de prevención de contagios de coronavirus, ahora los templos abren siendo lugares seguros.

En la homilía dominicana, el jerarca católico recordó que Dios no abandona a su pueblo, siempre está caminando al lado y extendiéndonos su mano en situaciones difíciles y “hoy queremos repetir esta oración de Pedro, señor sálvanos, sálvanos de esta pandemia y de todas las consecuencias que trae consigo, elevamos nuestra oración al señor, le encomendamos esta situación que vivimos, con confianza le decimos que nos tome de la mano”.

Dijo que la pandemia ha hecho ver a la humanidad lo frágil y vulnerable que somos, y la necesidad de que todas las personas brinden su ayuda para que todo se pueda tranquilizar y que llegue la paz.

Salcedo Aquino, recordó que la reapertura de templos se realizó con la aplicación de protocolos para cuidar la vida de todos los creyentes, por lo que pidió a los fieles acatar las recomendaciones antes, durante y después de las celebraciones religiosas.

Es así como las parroquias retomaron las misas dominicales con presencia de fieles, justo cuando la pandemia ha cobrado la vida de 778 personas, y en la entidad suman 5 mil 78 personas infectadas con el SARS-CoV-2.