En la homilía online desde la Catedral de Tlaxcala, el Obispo de la Diócesis local, Julio César Salcedo Aquino confirmó que a partir del martes 4 de agosto iniciará la reapertura gradual de los templos con la aplicación de medidas de higiene, filtros de supervisión y sana distancia para evitar contagios de coronavirus.

Monseñor recordó también que será el 9 de agosto cuando se retomen las misas dominicales con presencia de fieles en los templos, para lo cual equipos parroquiales, grupos de apoyo, sacristanes, catequistas, y fiscalías, han implementados en las parroquias, santuarios, templos, iglesias y capillas, los protocolos para la celebración de misas dominicales con asistencia de fieles durante la contingencia sanitaria con el propósito de cuidar la salud y la vida.

“El próximo martes en nuestra Diócesis vamos a iniciar la reapertura de nuestros templos, las misas dominicales van a comenzar a realizarse el próximo domingo, a través de todo un proceso de preparación de protocolos, desde esos pequeños detalles de muchos equipos parroquiales y de apoyo que van a ayudar en los templos…para ayudar a distribuir a la gente en los templos, para que tengan lo necesario y utilizar las medidas de prevención, los pequeños equipos de liturgia o coros, los sacristanes, las secretarias, los fiscales, todos aquellos que ponemos nuestros granitos de arena para cuidar la salud y la vida de las personas”, explicó durante la homilía.

Pero además, el representante de la iglesia católica en Tlaxcala comentó que para bendecir ese reinicio de actividades el día 6 de agosto en el marco de la Transfiguración del Señor se llevará a cabo una misa de envío en la Parroquia de San Ana en Chiautempan a las 7 de la mañana.

Salcedo Aquino, invitó a todos los equipos de apoyo a sintonizar la transmisión en redes sociales de la homilía el próximo jueves y pedir a Dios “que nos ayude y nos bendiga, haciendo con este espíritu del evangelio de hoy traer lo que tenemos ponerlo en sus manos y vamos a multiplicarlo, y de esta manera viviremos esta experiencia profunda y fuerte de la presencia de Jesús entre nosotros que es vida, salud, y que nos protege, y haremos oración para que el señor con esta reapertura bendiga nuestra comunidad, nuestra Diócesis y al mundo para que esta pandemia concluya y podamos reencontrarnos todos en torno a la mesa del señor”.

En ese sentido, es preciso recordar que la Diócesis de Tlaxcala estableció en su protocolo que la asistencia a misa debe ser previa reservación por la disponibilidad de lugares y de cupo, deben abstenerse a asistir a las misas presenciales la población vulnerable como adultos mayores, embarazadas, diabéticos, o quienes presenten síntomas de contagio.