Pobladores de las localidades de Tlalcuapan y Muñoztla, en el municipio de Chiautempan, celebraron desde sus casas al santo patrono San Pedro Apóstol, con luces, lámparas, fogatas, velas y además con ruidos de matracas y teponaxtles, para acompañar las tradicionales mañanitas durante los primeros minutos de este día.

La convocatoria fue realizada por mayordomos y encargados de la iglesia, quienes como cada año organizan la festividad en honor a San Pedro, quienes en esta ocasión, a propósito de la contingencia sanitaria, propusieron a la población en general a celebrar desde sus domicilios la festividad católica, para evitar las aglomeraciones de personas en la iglesia.

En el caso de Tlalcuapan, los encargados de la iglesia, adornaron la imagen y realizaron una procesión nocturna como tradicionalmente se hace, la cual se llevó a cabo sin gente y desde algunos carros, con la cual realizaron una oración para pedir por la salud de las personas que se encuentran enfermas y contagiadas por esta enfermedad y por la culminación pronta de esta pandemia.

Tras la procesión, al arribar de nueva cuenta a la iglesia de la localidad, en punto de la medianoche los pobladores se sumaron a la entonación de las tradicionales mañanitas para el santo patrono desde sus hogares, apoyados con equipos de sonido propios, así como con velas, luces y ruido de matracas, tambores y teponaxtles, entre otros artefactos, para no pasar por alto esta festividad.

Asimismo, tras varios minutos de ruido, la población también realizó un minuto de silencio por las víctimas mortales de esta enfermedad.

En esta ocasión no habrá otras actividades en ambas localidades y las iglesias permanecerán abiertas para que las imágenes sean visitadas por los pobladores con las debidas restricciones y medidas de seguridad e higiene a fin de evitar contagios. Aunado a que no se registró la colocación de juegos mecánicos ni puestos de comida o de otro tipo en los atrios de la iglesia.