La Diócesis de Tlaxcala, anunció que el reinicio de actividades en las iglesias, templos, parroquias, basílicas y en general para la apertura al culto, será gradual con la aplicación de protocolos estrictos de actuación ante la contingencia sanitaria por Coronavirus, lo que habrá de ocurrir una vez que la entidad transite a color naranja en el semáforo de riesgo epidémico.

Tras la reunión que sostuvieron el Obispo de Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino y el gobernador del estado, Marco Antonio Mena Rodríguez, en Palacio de Gobierno el viernes pasado, se acordó mantener el trabajo coordinado entre la iglesia y el Estado para ingresar a la denominada nueva normalidad en cuanto los indicadores nacionales lo permitan.

Al respecto, en entrevista el Coordinador de la Comisión Diocesana COVID-19, Ranulfo Rojas Bretón explicó que en la reunión las instancias de gobierno explicaron el actual panorama de la pandemia en Tlaxcala, y acordaron exhortar a la ciudadanía a no bajar la guardia y continuar con las medidas preventivas.

“Debemos mantener las medidas preventivas, éstas semanas serán difíciles y estaremos sumándonos todos para pedirle a la gente que no relaje las medidas higiénicas, el lavado frecuente de manos, no tocarse la nariz, los ojos ni la boca, usar gel antibacterial y cubrebocas, y quedarse en casa en la medida de lo posible”, recalcó.

Dijo que solo siguiendo las recomendaciones Tlaxcala podrá transitar a semáforo naranja con lo que se podrá preparar para enfrentar la nueva realidad y así de manera gradual regresar al culto.

“Cuando cambié a naranja nos estaremos preparando para enfrentar esta nueva realidad y regresar a las misas con fieles los domingos pero con un ingreso gradual, no es que ya se abran las puertas de las iglesias y se pueda comenzar a celebrar como en enero o febrero, sino que hay que tener protocolos y en ese momento vendrá la vinculación de los organismos de gobierno concretamente de Protección Civil para apoyar y capacitar en las parroquias para la implementación de las medidas de protección”, explicó.

El también rector del Seminario de Tlaxcala, adelantó que será en el mes de julio cuando empiecen con la sanitización de iglesias con el propósito de dar confianza y seguridad a la feligresía.

Por lo pronto, el presbítero indicó que la iglesia católica no tiene prisa en regresar a la nueva normalidad, pues todo deberá ser gradual y con una preparación puntual para cuidar lo más preciado la salud y la vida de la comunidad cristiana de Tlaxcala.