Jennie Stejna, es una mujer polaca de 103 años, que nos mostró las ganas de superarse y de mantenerse con vida, luego de haberse recuperado por completo tras haber sido diagnosticada con COVID-19. Lo sorprendente de la historia es que pidió una cerveza bien fría para festejar su logro.

Desde hace tres semanas fue diagnosticada con covid-19 en la residencia de ancianos donde vive y tuvo que ser aislada en una habitación.

Conforme pasaban los días y al ver que su estado de salud no mejoraba personal de la residencia llamó a sus familiares para que se despidieran de ella.

Sin embargo, el pasado 13 de mayo, Jennie comenzó a recuperarse y para celebrar la hazaña tomó una cerveza fría.

De acuerdo con medios locales la mujer se convirtió en la primera residente en enfermar covid-19 en la residencia, donde aún hay 33 abuelitos que luchan por recuperarse.