El presbítero Francisco Díaz fue puesto en aislamiento domiciliario tras resultar positivo a coronavirus.

Se trata del primer caso de contagio al interior de la comunidad católica en el estado, así lo informó la Diócesis de Tlaxcala el día de ayer a través de un comunicado

En el documento notifica que el sacerdote atiende a las comunidades de San Pedro Tlalcuapan y San Pedro Muñoztla, ambas del municipio de Santa Ana Chiautempan, y que en días pasados ante sospecha solicitaron la aplicación de la prueba a la Secretaría de Salud (SESA) la cual dio positivo a COVID-19.

"Por tal motivo se le pidió aislarse del contacto de la comunidad y permanecer en casa. Ya está siguiendo el tratamiento indicado y supervisado por la SESA del Estado".

La Diócesis local informó que el presbiterio se encuentra estable, pero no podrá atender servicios religiosos en las comunidades confiadas a su cuidado pastoral.

Además solicitaron a la feligresía que continúen orando y pidieron la intervención de la Virgen de Ocotlán por la pronta recuperación de los enfermos de COVID-19.

A inicio de semana, el coordinador de la Comisión Diocesana Covid-19, Ranulfo Rojas Bretón informó a Urbano Tlaxcala que en la entidad hay alrededor de 140 sacerdotes que desarrollan su actividad evangelizadora, sacramental y pastoral en diferentes zonas del estado de Tlaxcala, y reconocía que por esa actividad los religiosos estaban expuestos a contraer el SARS-CoV-2, y este es el primer caso de contagio que registra la Diócesis local.