La cría de jaguar que nació en el Zoológico del Altiplano cumplió un año el pasado viernes 20 de marzo, pero no tuvo un festejo público porque desde el 22 de marzo a la fecha las puertas del zoo permanecen cerradas por la contingencia sanitaria por Coronavirus.

La hembra jaguar nació pensando 500 gramos y midiendo 15 centímetros, ahora pesa 60 kilos, es decir a lo largo de 12 meses aumentó de manera exponencial su talla y peso para ser ahora un ejemplar saludable que se encuentra se desarrolla en cautiverio en el zoológico de Tlaxcala.

El jaguar es una de las especies en peligro de extinción en México por la destrucción y fragmentación de sus hábitats naturales, de ahí la importancia del nacimiento de este ejemplar en la entidad que fue posible a través del cuerpo de médicos veterinarios zootecnistas que laboran en el parque, quienes han puesto énfasis muy especial en la conservación y reproducción de algunas especies, particularmente en ellas que representan algún peligro de extinción.


A pesar de haber cumplido ya un año, la jaguar a diferencia de los leones blancos que también nacieron en el zoológico local, aún no tiene asignado un nombre en específico.

La inquilina del zoológico fue presentada al público desde el 14 de mayo y permaneció en exhibición hasta el 22 de marzo cuando por orden del Gobierno del Estado el zoológico tuvo que cerrar sus puertas por la pandemia por COVID-19 hasta nuevo aviso, A través del plan de reproducción este año en el Zoológico del Altiplano en lo que va de este año han nacido una cría de borrego Muflón y uno de Berberia.