La Iglesia Católica en Tlaxcala, convocó a sus feligreses a abstenerse de hacer el mal al prójimo durante este tiempo de Cuaresma, que el ayuno vaya más allá de evitar ciertos alimentos sino de renunciar a acciones que provoquen daño en uno mismo o en los otros ya sea de manera consciente o inconsciente. Al respecto, el Vocero de la Diócesis de Tlaxcala, Cristóbal Gaspariano Tela, recordó que el inicio de la Cuaresma lo marca el miércoles de ceniza y los 40 días concluyen el día de Resurrección.

Hoy las y los católicos recuerdan que son mortales, que cometen errores pero que pueden arrepentirse de ellos para alcanzar la gracia de Dios, además el miércoles de ceniza es recordatorio de la mortalidad y que todos algún día se convertirán en polvo, “polvo eres y en polvo te convertirás”.

“Con el inicio de esta Cuaresma hoy miércoles de ceniza la iglesia invita a hacer un alto en nuestra vida ordinaria y dar pasos en la conversión, en la oración, en el ayuno y la ayuda al prójimo; de tal manera que en la conversión podamos analizar nuestra vida de aquello que debe dar un giro, lo que no es correcto y debe cambiar por el bien nuestro y que eso contribuya en la familia y la sociedad”, declaró el sacerdote.

Mientras que en la oración la iglesia invita a la eucaristía a confesarse y a leer las sagradas escrituras; en el ayuno, convoca no solo a evitar el consumo de alimentos o de ciertos productos como la carne, sino a abstenerse de aquellas acciones que hacen mal a uno mismo o al prójimo.

“Ayuno más que alimentos es para abstenerse de todas aquellas acciones que nos hacen mal a nosotros y al prójimo, de todas esas acciones que de manera consciente o inconsciente de repente se hacen pero que afectan, tratar de no hacerlo”.

También, Gaspariano Tela agregó que la Cuaresma es tiempo de ayudar al prójimo, en especial a quienes más lo necesitan y con todo lo anterior es una forma práctica de vivir estos 40 días. En Tlaxcala hay más de 80 parroquias, vicarías y rectorías, las que a su vez tiene un indeterminado número de capillas, donde se estará imponiendo ceniza a los católicos.