Rotterdam es la única ciudadad holandesa que fue destruida prácticamente en su totalidad durante la segunda guerra mundial, en su reconstrucción se dejó llevar por la “modernidad de la época”, y su diseño, como casi el de todas las ciudades más importantes del mundo se orientó a la movilidad en automóvil, a lo largo del tiempo han regresado a una movilidad orientada al transporte alimentada por la movilidad activa; peatonal y ciclista.

Esta ciudad a diferencia de todas las demás en Holanda, nos permite justo ver ese “cambio posible” que podemos implementar en nuestras propias ciudades en Latinoamérica, mucho más aplicable a corto plazo. Rotterdam es una ciudad de crecimiento rápido y dinámico, y ha decidido continuar la inversión en “caminabilidad” y desplazamientos ciclistas, la movilidad activa representa el instrumento para afrontar varios retos que tiene la ciudad, y es por eso que han calculado los beneficios económicos de la misma de 2018 a 2024 en un escenario de “¿qué pasa si…?”

Accesibilidad y transición de movilidad Presente, Última milla: 41% de los habitantes no tiene un vehículo y los Rotterdammers caminan 52 millones de kilómetros al año hacia y desde las pardas de transporte público. Futuro, Incremento de velocidad: Si cada ciclista en Rotterdam pudiera rodar 1km/h promedio más rápido en su bici para el 2024, la ciudad ganaría €26M (Mx$559M) al año.

Salud y bienestar Presente, Heridos y muertos por siniestros viales: El costo social total (pérdida de productividad, gastos médicos, daños materiales) de los heridos y muertos entre peatones y ciclistas asciende a €58M (Mx$1,245M) por año.

Presente, Asiento trasero: Impresionantemente cada año 15 millones de viajes en auto llevan a un menor como pasajero de entre 4 y 17 años.

Presente, Oportunidades para todos: Desde su fundación en 2019, el “Fietsenbank” (Banco Ciclista) ha otorgado más de 100 bicicletas a habitantes que no podían adquirir una.

Futuro: Diabetes: La inversión en mobilidad activa podría reducir la diabetes de tal forma que la ciudad ahorraría €13M (Mx$279M) al año.

Econonomía

Presente, Compras: En un análisis anual, consumidores que caminan a las tiendas en Rotterdam gastan alrededor de €630M (Mx$13,600M) al año en comestibles y provisiones y €180M (Mx$3,860M) al año en ropa y otras compras.

Presente, Empleos: En Rotterdam, aproximadamente 300 compañias trabjan en el negocio ciclista y generan un retorno anual de €34M (Mx$729M). Presente, Espacio Limitado: Rotterdam apunta a construir más de 50,000 nuevas casas para el 2024. Si gracias a la movilidad activa los habitantes de estas nuevas casas reducen la propiedad de un vehículo a cero o a uno, el espacio adicional ganado sería equivaldría al menos a €5M (Mx$107M).

Futuro, Aire limpio: El incremento de las cifras de “caminabilidad” y viajes ciclistas, resultaría en una mejor calidad de aire y menos contaminación auditiva. Para el 2024 las estimaciones en congestionamiento vial representarían un ahorro de €19M (Mx$407M) al año.

El escenario

¿Qué pasa si…? Al 2024 supone una inversión en infraestructura peatonal y ciclista de €570M (Mx$12,215M) con el objetivo de incrementar los kilómetros destinados a infraestructura ciclista del 7% al 12% y a la “caminabilidad” del 3% al 5%.

La lección aprendida de realizar un estudio económico de los beneficios de impulsar objetivos y metas claras para impulsar la movilidad activa nos refleja que en Rotterdam se ahorrarán un total de €121M (Mx$2,597M) al año con una inversión única de €570M (Mx$12,215M), es decir, en poco más de 4 años y medio el retorno estará garantizado y los beneficios económicos a partir de ahí serán muy jugosos.

Hay veces que los beneficios, sociales, de equidad, seguridad, calidad de vida, bienestar, salud y ecológicos parecen no ser suficientes para impulsar la movilidad activa, con este ejercicio, ponemos el económico en la ecuación, para ver si así nuestras autoridades y los diferentes sectores de la sociedad se convencen de actuar ya, el momento es ahora.