¿Qué es internet? Esa pregunta que le hicieron una ocasión reciente a un capacitador del Instituto de Transparencia de Puebla (ITAIP) cuando éste explicaba a un funcionario de un ayuntamiento de menos de 70 mil habitantes cómo subir a la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT) información pública que por ley debe estar en la red de redes.

El problema de fondo no es sólo el desconocimiento de la existencia de internet o su manejo, sino la irresponsabilidad del ITAIP y del gobierno estatal que no han querido y/o podido capacitar a todos los ayuntamientos -especialmente los más pequeños y lejanos- sobre la existencia de las Leyes de Transparencia -General y de Puebla- y que toda la información que generan es pública.

Es corresponsable el gobierno estatal, que por medio de la Coordinación Estatal de Transparencia y Gobierno Abierto podría haber ayudado bastante.

No lo hará, porque ese organismo público descentralizado pronto desaparecerá tras la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública de Puebla publicada el 31 de julio de 2019. Lo aquí descrito queda evidenciado al revisar en el ITAIP los datos de publicación de información de los ayuntamientos poblanos (https://bit.ly/37LPKni), es decir, el cumplimiento de obligaciones básicas de transparencia.

Muchos ayuntamientos ni siquiera cuentan con una persona, ventanilla o área que se encargue de eso. El dato para ilustrar el pesimismo es terrible: el 93 por ciento -202- de los 217 municipios del estado están en la categoría de incumplimiento de publicación de las obligaciones de transparencia. Algunos tienen cero de calificación. Cero.

Entre las obligaciones elementales de transparencia de estos gobiernos que se deberían consultar en la PNT https://bit.ly/33zRywo, están la estructura orgánica, ingresos, resultados de licitaciones, presupuesto, adjudicaciones directas, informes financieros, así como las remuneraciones a los servidores públicos, por citar lo indispensable. La metodología de calificación está disponible en https://bit.ly/2qIvXV7.

En octubre se cumplió el primer año de que los ayuntamientos cambiaron, y lo más alarmante es que hay varios que cuentan con infraestructura básica de telecomunicaciones y cómputo, que de plano están calificados con cero por carecer de toda la información antes referida. Cero.

Entre las localidades incumplidas cuyos casos resultan injustificables por contar con más de 70 mil habitantes, contar con buen servicio de internet y ser muchos de ellos centros económicos y/o cabeceras distritales con todos los servicios, están Amozoc, Cuautlancingo, Huauchinango, Izúcar de Matamoros, San Andrés Cholula, San Martín Texmelucan, Tecamachalco, Tepeaca y Teziutlán. Todos están marcados como incumplidos por el ITAIP.

Entre los municipios que tienen cero de calificación a 13 meses de haber llegado al poder, y deberían ser atendidos in situ de manera prioritaria, están Acatlán, Acatzingo, Acteopan, Ahuacatlán, Aljojuca, Amixtlán, Aquixtla, Caltepec, Cañada Morelos, Chapulco, Chiautla, Chichiquila, Chigmecatitlán, Chila de la Sal, Chilchotla, Chinantla, Coatzingo, Coetzala, Coxcatlán, Cuautempan, Cuetzalan, Eloxochitlán, Esperanza, Huaquechula, Nopalucan, Oriental, Soltepec y Tepeojuma, sólo por citar algunos.

Lo peor es que no se ve para cuándo los 202 municipios incumplidos vayan a tratar de acatar lo que las Leyes de Transparencia les ordenan.

Así el abandono de la transparencia a nivel municipal en Puebla. De pena ajena. OTROS DATOS Las Secretarías estatales de Administración, Trabajo, Medio Ambiente, Cultura, Igualdad Sustantiva, además de Movilidad y Transporte, no han podido o querido transparentar la información de sus respectivas nóminas. Fuente: https://bit.ly/2L2jAKs